perfil en facebook

5/30/2012

EL OLVIDADO VARGAS VILA



Santiago Villarreal Cuéllar
Un 23 de mayo de 1933, falleció en Madrid el escritor colombiano José María Vargas Vila. Nació en Bogotá el 23 de julio de 1860, se educó bajo la hegemonía liberal Radical conocida como los gólgotas, autores de la Constitución de Río Negro de 1863, promulgada por el general Tomás Cipriano de Mosquera y calificada por el escritor Víctor Hugo, como “una carta hecha para ángeles.” Vargas Vila comenzó su carrera literaria como periodista panfletario, defendiendo las ideas liberales y en franca oposición al clero católico. Con la llegada por segunda vez a la presidencia de Rafael Núñez y su clara oposición a la Constitución del 63, Vargas Vila se unió a la guerra de 1885 en la que sectores liberales radicales quisieron defender el sistema federal. Derrotados en la trágica batalla de la Humareda, el escritor huyó, primero a los llanos orientales y posteriormente a Venezuela, donde inició una férrea oposición al régimen de Núñez. El presidente venezolano Raimundo Andueza Palacio, lo expulsó de su país. Huyó entonces a la isla de Curazao y posteriormente a New York, donde fundó la revista Némesis. Pero cuando publicó su libro Ante los Bárbaros, haciendo apología al imperialismo yankee, el gobierno de esa nación lo expulsó. Se exilió en Europa, donde se desempeñó como embajador del Ecuador en Roma y de Nicaragua en España. Es recordada su rebeldía cuando se negó colocarse de rodillas ante el Papa León XIII.
Sus primeras obras literarias fueron novelas románticas y solo en Flor de Fango hace crítica a los sacerdotes católicos. Pero cuando publicó su novela Ibis, en el año de 1900, fue excomulgado por la Iglesia. No obstante, este hecho en lugar de minimizar su obra literaria, causó el efecto contrario. Sus escritos se hicieron más populares y la venta de sus libros se disparó. Él mismo, refiriéndose a su obra, manifestó en una oportunidad que, “atrás de Ibis no hay sino literaturaje y politicaje despreciables, dignos de quedar enredados en las selvas bárbaras que atravesé.”
El escritor ateo, publicó novelas, cuentos, historia y filosofía, siempre en contra de las dictaduras, los imperios, las religiones, el amor y contra Dios. Fue un amante y defensor de la libertad. Pero la libertad defendida por Vargas Vila, es la libertad al libre desarrollo de la personalidad, inspirada en el individualismo y el humanismo. En El Ritmo de la Vida, leemos la siguiente frase: “he visto muchos hombres morir defendiendo una patria, pero nunca he visto ninguna patria morir defendiendo un solo hombre.” Creo que vale la pena volver a releer a Vargas Vila.           

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario