perfil en facebook

5/25/2012

DISFUNCIÓN ERÉCTIL



Santiago Villarreal Cuéllar
Son muchos los hombres que al llegar a los cuarenta años, o antes, sufren de disfunción eréctil. Esta patología consiste en tener dificultad para mantener la erección. En muchas ocasiones, cuando hay una erección y se va a penetrar, el pene se vuelve flácido. Esto por supuesto causa gran frustración en los hombres y en no pocas mujeres. Los hombres que padecen este problema se sienten inseguros de sí mismos, disminuye su autoestima, e incluso pueden llegar a la depresión. La mayoría acuden a consejeros no profesionales y estos los explotan económicamente con productos que en nada ayudan a solucionar el problema.
Si es usted hombre y sufre esta patología, o si es la compañera del hombre que padece el problema, debe buscar ayuda profesional. Consulte a su médico de confianza. No le dé pena decir la verdad. Un buen profesional de la medicina, ordenará de inmediato exámenes del perfil lipídico y glicemia, para asegurarse si la causa es originada por exceso de triglicéridos, colesterol alto, o deficiencia de insulina. En la mayoría de los casos estas son las causas más comunes. Si es así, el Galeno ordenará medicamentos y una dieta sana con el propósito de disminuir los niveles de triglicéridos, colesterol, o azúcar. En los primeros dos meses, siguiendo el tratamiento disciplinadamente, notará el cambio.
Si los exámenes anteriores no arrojan nada anormal, entonces el medico lo remitirá a un profesional de la sicología, o un terapeuta sexual, quien se encargará de su caso y le ayudará a solucionarlo. Un consejo muy importante: no tome viagra sin prescripción médica; en la mayoría de los casos no es necesario; este medicamento está contraindicado para muchos pacientes y puede originar otras patologías. Son raros los casos en que se requiere tratamiento psiquiátrico o neurológico. Sin embargo, si es remitido a alguno de estos profesionales, no se rehúse en acudir. La ciencia moderna ha descubierto muchas formas de ayudar a quienes padecen esta enfermedad, por lo tanto, no se desespere si usted la padece.        
     



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario