perfil en facebook

4/03/2012

SURGIMIENTO DEL CRISTIANISMO



Santiago Villarreal Cuéllar
A propósito de la Semana Santa, recordemos el verdadero origen del Cristianismo: No se tienen mayores datos sobre el nacimiento, crecimiento y muerte de Jesús, más que lo referido en los evangelios. El más grande historiador de la época de Herodes, Flavio Joséfo, nada dice al respecto.
Algunos datos refieren el año 42, cuando se dice que Pedro llegó a Roma y comenzó a difundir la doctrina. También Pablo, conocido como Saulo, predicó en esa ciudad. Sacerdotes de otras religiones, especialmente judías, persiguieron estos primeros misioneros, hasta que fueron asesinados. Sin embargo, la doctrina continuó difundiéndose, no solo en Roma, sino en Grecia. En los primeros tres siglos de nuestra era, el cristianismo se atomizó en multitud de sectas. Competían con religiones paganas, judías, griegas y caldeas.
Hacia el año 306, con la llegada del Emperador Constantino, este comenzó a regular el desorden de dichas sectas. Convocó en el año 325, el primer Concilio ecuménico de Nicea, presidido por el obispo Ozius. Allí, no solo se estableció la Iglesia Católica Apostólica Romana, sino que se decidió la cuestión de si Jesús era hijo de Dios, o era el mismo Dios. Se recopiló el Nuevo Testamento y se dejaron cuatro evangelios, de los setenta y dos que se presentaron. Los otros fueron declarados apócrifos. Posteriormente, Constantino prohibió cualquier otra secta religiosa y  estableció la Iglesia Católica como la única.
La unidad del catolicismo sin embargo, no duró mucho tiempo. En el año 452, al reunirse el Concilio de Calcedonia, para decidir nuevamente sobre las dos naturalezas de Jesucristo, el Patriarca de Constantinopla se rebeló contra el Papa San León. Esa rivalidad continuó hasta el año 789, cuando en el Concilio ecuménico griego declararon el cisma y establecieron como primer Patriarca, a Photius. Allí nació la Iglesia Católica Ortodoxa y el Papa Juan VIII, no logró evitar esa división.
En 1517, el sacerdote alemán Martín Lutero, se rebeló contra la bula papal de León X. Así nació el protestantismo. Aquel acto lo llamaron La Reforma. En 1533, el Rey Enrique VIII de Inglaterra, se rebeló contra el Papa Clemente VII y separó su reino creando la Iglesia Anglicana. En el Tratado de Letrán, celebrado en 1929, entre Benito Mussolini como jefe del Estado italiano y el Papa Pío XI, se reconoció al Vaticano como Estado soberano. De la secta de Lutero y del anglicanismo, surgieron todas las sectas cristianas conocidas hasta nuestros días. No obstante, la Iglesia Católica Romana continúa siendo hasta hoy, la más grande religión del planeta. El Papa, jefe supremo de la Iglesia, continúa ostentando un gran poder espiritual y político.   


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario