perfil en facebook

4/21/2012

APARICIONES DE LA VIRGEN



Santiago Villarreal Cuéllar
En diferentes medios de comunicación, especialmente la televisión, nos muestran noticias sobre supuestas apariciones de la imagen de la Virgen María, o Del Carmen, La Dolorosa, en fin. Las apariciones son variadas. Algunas lo hacen sobre una piedra, en la pared de bahareque de una casa vieja, o en una de ladrillo sin repellar; en una olla vieja de barro o aluminio, en pocillos o elementos de cocina; en la corteza de un viejo y corpulento árbol. Generalmente “aparece” en hogares o lugares de gente humilde y sencilla, y curiosamente lo hace en su mayoría en regiones de la Costa Norte colombiana. Parece que a la Virgen le encantan las tierras bajas y cálidas, en medio de la bullaranga y la apoteosis de colores de las humildes viviendas.
Pero, ¿qué de cierto son esas “apariciones”? Veamos la historia: Las primeras imágenes de la Virgen María, constituyen hermosas pinturas del arte bizantino. Con el correr de los siglos, diversos pintores, unos famosos, otros menos conocidos, pintaron y dibujaron diversas imágenes alegóricas a la Virgen. La cultura Católica es rica en arte plástico, alusivo a vírgenes, santas y santos. Es verdad que existen algunas apariciones famosas de la Virgen, como la de Fátima en Portugal y la de Guadalupe en México. La ciencia no ha podido verificar la autenticidad de esos fenómenos, pero la fe es tan poderosa que poco importa lo que digan los científicos.
Ahora bien: las imágenes que “aparecen” en diferentes objetos, son semejantes a las ya conocidas. No existe ninguna original ni distinta, que pueda decirse que apareció de verdad. Lo que el común de la gente ve, es lo que tiene grabado en su psiquis, en su memoria, o como dijera el sicólogo Carlos Gustavo Jung, aquello que propaga el Inconsciente Colectivo. Si una persona dice que vio algo extraño o fantástico, la noticia se propaga y la colectividad no dice que alguien vio, sino que yo vi, y todos vimos. Esa es la visión del Inconsciente Colectivo.          

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario