perfil en facebook

3/22/2012

EL POLO SE DESPOLARIZA



Santiago Villarreal Cuéllar
El Partido Polo Democrático Alternativo, dejó de ser una alternativa política para los colombinos y comenzó su desmoronamiento. Fue la primera vez que la izquierda colombiana logró confluir en un solo partido. La vergonzosa actuación de los hermanos Moreno Rojas (uno senador y el otro alcalde de Bogotá), sumado a la actitud de la dirigencia frente al actual alcalde bogotano, Gustavo Petro, ha opacado la imagen de esa agrupación.
En la historia de la izquierda colombiana, solo en tres oportunidades ha logrado la unidad y provocado pánico a la oligarquía dominante. En las elecciones de 1970, el ex-presidente Gustavo Rojas Pinilla (abuelo de los Moreno), logró unificar la mayoría de corrientes de centro izquierda. Fue tan grande el susto de la élite gobernante, que manipularon los resultados electorales para evitar perder el poder.
En 1985, en medio de los diálogos de paz con Belisario Betancur, y el cese al fuego por parte de las farc, algunos amnistiados fundaron la Unión Patriótica. Allí se unieron las diferentes vertientes de izquierda, incluido el Partido Comunista. Solo el MOIR no se unió, entre otras razones porque los comunistas consideraban este grupo como de extrema derecha. En las elecciones de 1986, el ex-magistrado del Tribunal Superior de Cundinamarca, Jaime Pardo Leal, logró más de 300 mil votos para la presidencia de la república. Otro susto para los amos del establecimiento. Leal fue asesinado varios meses después y más de tres mil dirigentes y militantes de la U.P., corrieron la misma suerte en los años siguientes.
A principios de la década del 2000, diferentes fuerzas de izquierda, incluido el MOIR, fueron convergiendo alrededor de un solo movimiento político, el Polo. En las elecciones presidenciales del 2006, el ex-magistrado de la Corte Constitucional, Carlos Gaviria, logró obtener más de tres millones de votos. Fue toda una apoteosis para los militantes de izquierda. Por tercera vez se dijo que estaban cerca del poder. El triunfo de Lucho Garzón en la alcaldía de Bogotá, le abrió nuevos horizontes a las vertientes de izquierda. La llegada de Samuel Moreno Rojas a ese cargo, reafirmó las esperanzas. Pero su actuación al frente de ese cargo, conocida por todo el país, desmoronó esas esperanzas.
La actitud mezquina de la dirigencia más radical del Polo, de negar las mayorías de preferencia popular de Gustavo Petro, ocasionó su salida de ese partido. La división afloró los cimientos y comenzó el resquebrajamiento.
La menguada dirigencia del Polo, ha continuado una absurda guerra contra Petro. En medio de ese vergonzoso canibalismo, la derecha se muere de la risa, viendo cómo la izquierda se suicida.   

   

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario