perfil en facebook

2/15/2012

SIGUEN LAS QUEJAS SOBRE LA ZONA ROSA DE PITALITO


Por: Santiago Villarreal Cuéllar

La llamada zona Rosa de Pitalito, siempre ha sido objeto de quejas y reclamos por parte de sus vecinos. Desde hace varios años, este sitio fue destinado para colocar diferentes establecimientos comerciales para la venta y consumo de licores. Pero el ruido ensordecedor emitido por los equipos de sonido de sus propietarios, prácticamente desplazó a los pocos moradores del sector.

Ahora le tocó el turno al ex candidato a la alcaldía de Pitalito, Felipe Narváez, quien acostumbrado al silencio y la cultura de Barcelona España, donde vivió los últimos diez años, tiene que escuchar todas las noches el infundio de melodías de la zona rosa de Pitalito.

Por tal razón, dirigió un Derecho de Petición al burgomaestre municipal Pedro Martín Silva, donde solicita tener en cuenta su solicitud.

A continuación el comunicado completo de Felipe:



COMUNICADO A MEDIOS: SE RADICO LA PETICION EN EL DÍA DE HOY:

Señor  Alcalde
PEDRO MARTIN SILVA
Pitalito – Huila
DERECHO DE PETICIÓN
Pitalito como Marca:  Como ciudadano y empresario de esta ciudad me permito reconocer  a Pitalito como ciudad de ocio, educativa,  comercial, turística y prestadora de servicios. Todos podemos compartir esta ciudad con respeto, dignidad y como ciudadanos con derechos y deberes.

La Zona Rosa como Imaginario Urbano: Yo, como ciudadano habito  y hago uso a menudo, de la “Zona rosa de Pitalito” (Entre calles 4 y 3era colindante al Parque la Valvanera).
Es un espacio urbano de una alta carga simbólica que trasciende el hecho arquitectónico, ahí  están nuestros recuerdos, vivencias, primeros amores y grandes amigos… Por lo tanto es importante fortalecerlo como parte de nuestra identidad laboyana. Esta identidad laboyana se extiende en lo incluyente y respetuoso, a través  de una normatividad que le  permita convivir en su propio entorno ambiental (existen tanta diversidad de sonidos con altos decibeles que hasta los mismos clientes no escuchan ni disfrutan de la buena melodía: “La guerra de los decibeles”)  y con los otros  usos diferenciados del suelo urbano de  esta zona.
Petición formal: Me siento afectado por la contaminación auditiva y acústica que en este momento es excesivo y molesto,   además  son altamente nocivos para la salud, perturban la convivencia y afectan mi labor comercial de modo negativo.  Este enorme ruido afecta  el entorno en un radio, alrededor, de 100mts 2.
En ejercicio de mis derechos como ciudadano Colombiano me amparo en la  Constitución Nacional (Artículo 79) – Ley 99 de 1993 – Decreto 948 de 1995; para que usted en su función como Alcalde de Pitalito regule y controle los niveles de decibeles admisibles por Ley del ruido o sonido que se genera en   este espacio de ocio nocturno.

Aportes a la Solución: La idea no es bajarle el volumen a la buena melodía que producen estos bares y discotecas,  sencillamente es que los  amplificadores del sonido estén ajustados de modo técnico al interior de los negocios y no generen filtraciones al espacio público. Como otras experiencias  realizadas de modo exitoso en otras ciudades de Colombia, estos empresarios han sido generosos con su ciudad.

Esperamos que se haga a través de un  proceso de concertación ciudadana, empresarial, institucional con la CAM (Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena) y la Policía Nacional;  en el cual todos salgamos beneficiados y podamos contribuir con el Desarrollo y riqueza del municipio.

Agradezco su atención y pronta respuesta

Felipe  


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario