perfil en facebook

2/17/2012

GOBIERNO GRINGO NO QUIERE A COLOMBIA



Santiago Villarreal Cuéllar
“Entre más se agacha, más se le ve.” Este refrán sí que se acomoda a nuestro país, con relación al gobierno de Estados Unidos. Entre más nuestros gobiernos se arrodillan al imperio del Norte, su gobierno más desprecia nuestra nación.
Durante el gobierno del señor Álvaro Uribe, se firmó un Tratado de Libre Comercio en condiciones humillantes para nuestros pequeños empresarios y agricultores. Los norte-americanos, tienen todas las ventajas para sus empresas. Sin embargo, al señor Uribe solo le faltó besar los pies del señor Busch y después los de Obama. Llegó incluso, ofrecer y traer para nuestro país la base militar gringa que el gobierno ecuatoriano expulsó de la ciudad de Manta. Aun así, no logró que el Congreso norte-americano aprobara ese tratado. Solo el presidente Santos, logró (a regañadientes) protocolizar la aprobación por parte del legislativo de la nación del Norte, el T.L.C.
En la segunda semana de febrero de 2012, el gobierno de Estados Unidos recortó un 15% la ayuda para el llamado Plan Colombia. No obstante, la señora canciller de Colombia manifestó tímidamente “que no es significativo,” dicho recorte. No solo le rinden pleitesía y una reverencia innecesaria al gobierno gringo, sino que muestran miedo y pena, expresar inconformidad. ¡Es el colmo!
Mientras la mayoría de los gobiernos de América Latina, hoy son independientes y muchos de ellos contradictorios a las políticas norte-americanas, nuestro gobernante continúa practicando una sumisión incomprensible y absurda. Somos una isla solitaria en el mapa geopolítico continental.
Pero lo peor de todo, es que entre más sumisión y humillación muestra nuestro gobierno, el imperio expresa más desprecio por nuestra nación. Creo que ya es hora de replantear las relaciones con los Estados Unidos. No debemos declararnos enemigos, pero sí es bueno que tengamos dignidad. Si somos el único puntal estratégico de ese país en Sur América, pues exijamos un tratamiento acorde con esa condición. En la actualidad, somos una especie de Israel en lo político, pero nos tratan como a Somalia.

   

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario