perfil en facebook

2/02/2012

RECETA PARA CURAR LA HOMOSEXUALIDAD




Santiago Villarreal Cuéllar

Desde épocas remotas existen los homosexuales. En la antigua Grecia, cuna de la civilización occidental, fue muy común este comportamiento. De Sócrates se decía que fue amante de Aristóteles. En la Roma de los emperadores se decía, que Cesar era el marido de todas las mujeres y la mujer de todos los maridos. Cuando los invasores españoles llegaron a nuestro continente, se sorprendieron al ver algunos aborígenes, que teniendo cuerpo de varones, hacían de mujeres.

Durante muchos siglos se consideró la homosexualidad una enfermedad. Algunas religiones, aun creen que es una aberración y no faltan quienes afirman que se trata de posesiones diabólicas. Las religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo, islamismo), consideran este comportamiento pecaminoso y contrario a la naturaleza. En cambio, las creencias politeístas (hinduismo, chamanismo, confucianismo), consideran la homosexualidad, algo natural. En algunas corrientes hinduistas, este comportamiento es sinónimo de virtud.

La psiquiatría estudió por muchos años diversos comportamientos homosexuales. Llegó a la conclusión que todas estas patologías constituyen un comportamiento, una opción y una expresión del libre desarrollo de la persona humana. No es una enfermedad y no se tiene certeza, cómo, cuándo, o porqué una persona, en determinada etapa de su vida, opta por la homosexualidad.
Muchos países del mundo han legislado en favor de los derechos de estas personas, incluyendo la legalización del matrimonio y la adopción. Conclusión: como no es una enfermedad, no necesita cura.   
         
    

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario