perfil en facebook

12/29/2011

MITOS SEXUALES II. EL "DESGASTE"



Por Santiago Villarreal Cuéllar
La creencia arraigada que existe en muchas mentes con relación a la sexualidad, consistente en un supuesto “desgaste,” es una convicción imprecisable sobre, qué es lo que se desgasta. Pero el mito hace parte de esa cultura machista. Porque ese “desgaste,” afecta solo al género masculino, mientras la mujer en cambio no se desgasta.
Lo más increíble, es que en muchos círculos, especialmente deportivos, todavía se les hace creer a los hombres que antes de ejercitar un deporte no se debe practicar relaciones sexuales, o genitales. Se tiene la creencia que después de una relación, el hombre queda exhausto y sin fuerzas para obtener un buen desempeño.
Esa falsa creencia hace suponer que el organismo del ser humano sufre cuando tiene una relación genital, como si eso fuera algo dañino. No es para menos, pues las distintas culturas religiosas le han inculcado a la gente que el sexo y su uso es pecaminoso, es malo, grosero y muchos otros mitos. Algunas culturas solo aceptan la relación genital únicamente para el ejercicio de la procreación, negando el placer que ellas producen.
La otra idea que este mito conlleva, parece hacer suponer que cada hombre viene dotado de una capacidad eyaculatoria limitada, con un número fijo y desconocido de ellas, por lo que ese bien no debe dilapidarse para que alcance hasta la vejez.
Pero vayamos a la ciencia: ni la psicología, la sexología, la psiquiatría y la neurología, han descubierto en sus largos años de investigación que el ejercicio de la sexualidad y las relaciones genitales desgasten, ni a hombres, ni a mujeres. Ese supuesto “desgaste,” solo se presenta en la mente de las personas y es posible que si un hombre se programa psicológicamente para sentirse cansado, exhausto y deprimido si tiene una relación genital, seguramente su actitud mental influirá en su estado de ánimo y será su complejo de culpa lo que lo hace sentir mal, y no el ejercicio de la sexualidad en sí.
Por el contrario, se ha demostrado que las personas que tienen permanentes relaciones genitales, tienen mayor posibilidad de no tener problemas de impotencia (hombres), o frigidez (mujeres). Cuando la sexualidad empieza a muy temprana edad, esas personas tienen mayores posibilidades de llegar a la vejez, manteniendo un buen desempeño de su sexualidad.
Recientemente en Inglaterra, varios cardiólogos coinciden en, que las relaciones genitales y el ejercicio de la sexualidad prolonga más la vida de los hombres y disminuye el riesgo de sufrir ataques cardiacos en los mismos.
Así que, el mito del “desgaste,” no es más que uno de los conceptos erróneos que todavía se tienen acerca de la sexualidad humana, debido a la ignorancia y falta de información científica sobre uno de los aspectos más importantes de la vida de cualquier persona.

              

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario