perfil en facebook

12/09/2011

BARONES ELECTORALES DE PITALITO





Por: Santiago Villarreal Cuéllar
En la historia electoral colombiana, siempre han existido los llamados barones electorales. Barones con B, porque se refiere a un titulo nobilísimo y no al sinónimo de macho, o masculino. Se refiere a aquellos hombres y mujeres que en las diferentes elecciones logran obtener, no solo el mayor número de votos para el cargo al que aspiran, sino que conservan por mucho tiempo ese rango. Recordemos algunos de ellos: José Náme Terán (q.e.p.d.), senador liberal por el departamento del Atlántico. Mantuvo su curul por más de dieciocho años y siempre ocupó el primer lugar en votación dentro de su departamento. Bernardo Guerra Serna (q.e.p.d.), senador liberal por más de veinte años, en representación del departamento de Antioquia. Debido a su alta votación, logró colocar en aprietos en 1986 al candidato presidencial de su partido Virgilio Barco Vargas, a quien le pidió altos cargos burocráticos, entre ellos la gobernación de su departamento. Jaime Pava Navarro, senador conservador alvarista del Tolima. Logró mantenerse por veinticuatro años en el congreso, dejando su legado electoral a sus hijos, los Pava Camelo.
Pasadas las justas electorales para elegir alcaldes, gobernadores, diputados, concejales y ediles en todo el país, en Pitalito también se posicionaron algunos nombres que podríamos denominar como barones electorales. El primero de ellos sin lugar a dudas, es el señor alcalde Pedro Martín Silva. Con una votación cercana a los diez y nueve mil votos, constituye la votación más alta en la historia de Pitalito para la alcaldía. Con ese gran potencial, se constituye en un barón electoral, que de manejar bien el municipio, como creemos que lo hará, tiene un futuro político bastante promisorio. El segundo barón electoral es el señor Miguel Antonio Rico Rincón. Con más de diez y seis mil votos, aunque no alcanzó la alcaldía, quedó acorazado para presentar su nombre para la Cámara de Representantes, si así lo estima conveniente. O podría continuar realizando un buen trabajo político y volver a repetir candidatura para la alcaldía, con altas probabilidades de alcanzar el objetivo. Aunque en materia política nada está escrito, ni se compra un seguro a futuro. Todo puede cambiar. Por algo el ex-presidente Ernesto Samper Pizano, dijo alguna vez, que en política debemos vivir el momento.
Algunos concejales laboyanos, electos el pasado treinta de octubre, también podrían ser catalogados como barones electorales. El primero de ellos es el señor David Melo Esguerra. Fue tres veces concejal desde el año 1992, hasta el año 2004. Presentó su nombre al electorado por cuarta vez y logró la primera votación para esa corporación. Con más de mil doscientos votos, tiene un futuro político muy despejado. Además, no solo hace política sino que construye vivienda de interés social, lo que redobla su simpatía con su electorado. Podría presentar su nombre dentro de cuatro años para la alcaldía, o bien sería una buena opción para la asamblea departamental. Es codiciado por los políticos regionales, quienes le hacen piropos para lograr su adhesión. El segundo lugar en votación para el concejo laboyano lo obtuvo el señor Juanito Aranda Murcia. Presentó por primera vez su nombre y obtuvo más de mil cien votos. Puede pensar seriamente en la alcaldía municipal para el próximo periodo. El señor Obdulio Daza Torres, quien aspiró a repetir curul, logro obtener la tercera votación. Más de mil votos, son una suma considerable para aspirar en unas próximas elecciones a una mayor dignidad.  Y finalmente el señor Octavio Ordoñez, quien fue reelegido por tercera oportunidad, obteniendo más de mil votos, tiene un buen seguro electoral a futuro para aspirar a otro cargo de elección popular. Pero serán ellos los que decidirán su futuro y el de sus electores. Sin embargo, en política siempre hay que aprovechar los buenos momentos. Porque en esa profesión, como en la música, se asciende, algunos logran llegar hasta la cima y luego comienza el descenso. Lo demostraron algunos aspirantes a repetir, en las pasadas elecciones.         

SANTIAGO VILLARREAL CUELLAR
http://nuevaera66.blogspot.com/

Reacciones:

1 comentarios:

Yo creo Santiago que el Concepto de BARON ELECTORAL, no esta determinado en tu artículo. Mi percepción personal es que ALGUNOS nombrados en su artículo, lastimosamente, son sólo sectores clientelares que se alternan el poder local. No son más que eso. No hay una percepción ideológica clara en ellos. Son un toma y dame. Lo que si podría percibir y enmarcar el concepto político en Hector Polania entre otros.

Publicar un comentario