perfil en facebook

9/17/2011

TODOS CONTRA MIGUEL


Por Santiago Villarreal Cuéllar

De Miguel Antonio Rico Rincón, podríamos decir que es el hombre de las dificultades. Desde el mismo momento que nominaron su nombre para aspirar a la alcaldía municipal de Pitalito, comenzó su calvario. De origen campesino, sencillo, sin títulos académicos, dedicado laboralmente a la agricultura, Miguel Rico no ha tenido ambiciones políticas. Fue líder comunal de su Vereda en el Corregimiento de Bruselas. Posteriormente fue elegido concejal de Pitalito en varios periodos, pero nunca se destacó como un político de carrera. No formó maquinarias electorales, ni la clientela que caracteriza a los politiqueros tradicionales. Hace apenas cuatro años ocupó un cargo público destacado. El actual alcalde lo nombró gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Pitalito. Contrario a lo pronosticado por los sabiondos de la política, Miguel desarrolló una excelente labor en esa Empresa. Por sus meritos, el alcalde le encargó la Empresa BIORGÁNICOS, que se encontraba agonizante. Y Miguel la resucitó de una muerte segura. Es bueno recordar que durante el tiempo que desempeñó sus funciones en BIORGÁNICOS, lo hizo a honoris. Es decir, no cobró ni un solo centavo de sueldo.

Cuando hace más de un año, el conciliábulo del Partido Verde (Partido del actual alcalde) lo escogió como precandidato a la alcaldía, empezaron los dolorosos para Miguel Rico. El concejal Jhon Milton Hoyos, hasta entonces su aliado y amigo político le declaró la guerra. Como en la Odisea de Homero, Miguel pasó por los tormentos de la incertidumbre tratando de adquirir el aval de ese Partido. Dedicado de lleno a su campaña, descuidó las relaciones con los dueños del Partido Verde y las consecuencias las conocemos de sobra. A última hora le negaron el aval, se lo concedieron a Jhon Milton y Miguel tuvo que escamparse en la sombrilla de Cambio Radical. A los pocos días, un periódico regional publicó una encuesta en la que colocó a uno de sus contendores, Pedro Martín Silva, con más del 49% de las preferencias electorales. A Miguel Rico, apenas le señalaron un escaso 18%.  Verídica o no esa encuesta, como el Ave Fénix, el equipo de Rico redobló su trabajo, y desataron una agresiva campaña que posicionó su nombre. No cabe duda, que si las elecciones se celebraran esta semana el alcalde sería Miguel. De inmediato sus contendores han enfilado baterías contra él.

Valiéndose de la calumnia, la cizaña, el chisme y las consejas, utilizaron un medio radial donde celebraron un debate para disparar sin misericordia sus dardos contra Miguel. Voces anónimas, previamente "contratadas" por otra campaña, lanzaron toda clase de improperios y supuestas denuncias, tratando de enlodar el nombre del candidato puntero. Los otros cinco candidatos a la alcaldía, directa e indirectamente, se lanzaron todos contra Miguel. Lo acusaron de hacer lo que han hecho la mayoría de políticos de este pueblo: comprar líderes de otros grupos políticos. Algunos de esos candidatos no tienen ninguna autoridad moral ni ética para hablar de corrupción electoral. Hace muchos años, todos los politiqueros de los partidos Conservador, Liberal y otros, reparten dadivas a sus electores. Desde bultos de cemento, camisetas, viajes de arena, hasta nombrar en cargos públicos a sus amigos a cambio del apoyo electoral. Así acostumbraron a la gente de Pitalito, y ahora se quejan, señalando con su dedo enlodado a su contendor. Que no lancen la escupa muy alto, porque les puede caer en su cara.

Sin duda, Miguel debe preparase para continuar recibiendo más petardos. La cargadilla contra Miguel Rico, obedece a que es un hombre del campo. Querido por los campesinos, les ha devuelto la confianza a las mentes de estos curtidos hombres y mujeres que perdieron la esperanza en los políticos. Pero también en los barrios de Pitalito, muchas gentes ven en Miguel el alcalde sencillo, laborioso, humano y sincero.                


SANTIAGO VILLARREAL CUELLAR
http://nuevaera66.blogspot.com/

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario