perfil en facebook

9/08/2011

¿SE PUEDE REHABILITAR UN DROGADICTO?


Por Santiago Villarreal Cuellar

Cuando hablo de adictos a las drogas, no me refiero solo a quienes consumen alucinógenos tales como, marihuana, cocaína, heroína, sino a ese grupo de personas farmacodependientes del alcohol, tabaco, analgésicos, antidepresivos o cualquier otro fármaco, aun prescrito por médicos. Todos ellos son adictos a una sustancia determinada y por ende son toxicómanos, aunque suene cruel.

Cuando alguna de estas personas acude al consultorio del sicólogo, del psiquiatra u otro profesional de la medicina para indagar si su enfermedad tiene cura, lamentablemente tenemos que decirle que no. No obstante, estas patologías sí tienen un tratamiento específico, muy personal de acuerdo al individuo y desafortunadamente solo en algunos pacientes. No todos los tratamientos son efectivos y existe un grupo de enfermos que padecerán toda su vida esas adicciones.

Hasta la fecha, en ningún país del mundo las ciencias de la sicología, psiquiatría, neurología, toxicología y sofrología, han conseguido diseñar un tratamiento efectivo para tratar esta clase de patologías. Obtuvo algún éxito las cirugías realizadas en la década de los ochenta por parte del psiquiatra argentino Luis Dragunsky, y otros neurólogos  del Hospital Universitario San Marcos de Lima Perú, las que consistían en extirpar a estos pacientes parte de neuronas cerebrales que causaban la adicción.  Sin embargo, este tratamiento fue prohibido por la Comisión Internacional de Ética Médica, debido al peligro que representaba manipular neuronas cerebrales, ordenadoras de ciertos comportamientos y tendencias humanas. En la actualidad en algunas clínicas privadas de Múnich Alemania, algunos neurólogos y siquiatras, realizan experimentos con algunos pacientes que lo permiten, estimulando partes del cerebro con electrodos, cuyos tratamientos han obtenido éxitos en un 75%.

El único país en América que posee centros de rehabilitación, cuyos resultados son satisfactorios en un 90%, es Cuba. En Colombia, aunque existen muchas fundaciones y centros llamados de rehabilitación, no cuentan con tratamientos científicos y su labor es más humanitaria que profesional.        

Lo primero que un toxicómano requiere para obtener tratamiento, consiste en reconocer que está enfermo y se someta a un proceso de evaluación. Viene luego la etapa más dura que es la de abstenerse del consumo de la sustancia, seguido de  la desintoxicación y el suministro de medicamentos llamados sustitutos para ayudar al enfermo a manejar su ansiedad. Es un proceso lento, disciplinado, en el cual el paciente debe aportar mucha fuerza de voluntad y siempre regentado por profesionales de diferentes áreas científicas.

Para finalizar el tratamiento con éxito, el toxicómano debe liberarse de las causas que lo condujeron al consumo de las drogas, por lo que deberá llevar un tratamiento psicoterapéutico durante largo tiempo y en muchos casos el resto de su vida.     

 


SANTIAGO VILLARREAL CUELLAR
http://nuevaera66.blogspot.com/

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario