perfil en facebook

9/12/2011

CONSERVADORES, LIBERALES Y VERDES DIVIDIDOS EN PITALITO


Por Santiago Villarreal Cuéllar

Definitivamente el Frente Nacional nos dejó secuelas político-culturales en Colombia. La unión de los dos partidos históricos, Liberal y Conservador en 1958, no solo atomizó esos partidos, sino que impidió el surgimiento de nuevas fuerzas políticas e ideológicas. Pasados los 16 años del Frente Nacional, se borraron las fronteras doctrinarias, y hoy no se sabe quién es de pensamiento conservador o liberal. A nivel nacional se dividieron en varias tendencias y lo mismo sucedió en lo local. Pero la división no ha obedecido a programas, doctrinas, o postulados ideológicos, sino a consecuencia de apetitos personales. Cualquier caudillo que posea grandes sumas de dinero, forma una empresa electoral y le coloca cualquier nombre. Es decir, funda partidos y movimientos políticos.

Pitalito no ha sido ajeno a esa atomización de los partidos. El Partido Conservador eligió mediante una consulta al ex-alcalde Pedro Martín Silva, como candidato a la alcaldía. Pero el médico Nelson Gerardo Figueroa Villamil, no solo no participó de esa consulta, sino que formó tolda aparte, dividiendo los azules. No obstante inscribirse por la Alianza Social Independiente, lo acompañan los concejales conservadores Germán Gonzalo Díaz y Nelson Betancur. A eso hay que sumarle un gran sector de las bases conservadoras, liberales independientes y del Polo Democrático. Tiene una gran simpatía en el área urbana y en el sector rural. Todo parece indicar que su candidatura ira hasta el 30 de octubre, lo cual le quita una enorme fuerza a Pedro Martín. No olvidemos la historia. Si los conservadores unidos hace cuatro años alrededor de Martha Medina, no ganaron la alcaldía, mucho menos la conseguirán divididos.

Los liberales por su parte, no encontraron una figura de liderazgo y credibilidad que los representara para la alcaldía. Por esa razón, los concejales Leonor Saavedra y Luis Yesid Vargas, apoyan desde hace bastante tiempo la candidatura del ex-gerente de EMPITALITO, Miguel Antonio Rico Rincón. Con ellos, una gran mayoría de liberales, entre quienes se encuentra el senador Rodrigo Villalva,  acompañan este candidato de estirpe liberal. Pero el sector que orienta la parlamentaria Consuelo Gonzales de Perdomo y el concejal Jaime Leal Rubiano, en un acto que algunos han calificado de oportunista, resolvieron apoyar al candidato conservador Pedro Martín Silva. Claro que lo hicieron al día siguiente de la publicación de una encuesta que favorecía al ex-alcalde. De todas maneras los liberales se dividieron alrededor de la alcaldía.

En el Partido Verde, que es el partido del actual alcalde, es bien conocida la pugna que se armó por la consecución del aval. El candidato Miguel Rico la tuvo cogida de la cola, pero el concejal Jhon Milton Hoyos la agarró por los cuernos y se la arrebató. En cuestión de horas, el Partido Cambio Radical le ofreció el aval a Miguel Rico y este no vaciló a aceptar. Pero los verdes se dividieron. El sector mayoritario de ese partido siguió respaldando a Rico, incluyendo los concejales Guillermo Rodríguez y Miguel Quinayás. La candidatura del señor Jhon Milton Hoyos, parece que no llegará hasta el 30 de octubre y es cuestión de semanas, o quizá de días, para que se una a la de Pedro Martín Silva. Pero los verdes también se dividieron en el tema de la alcaldía de Pitalito.

Y aunque se rasguen las vestiduras los diferentes actores de este escenario político, diciendo que sus alianzas obedecen a acuerdos "programáticos," lo cierto es que todo se reduce a factores personales. Las divisiones se gestaron en las más encumbradas esferas. El incumplimiento de la palabra empeñada del senador Hernán Andrade Serrano, con el médico Nelson Figueroa, es la causa de la división conservadora. La falta de entendimiento de los parlamentarios Rodrigo Villalva Mosquera y Consuelo Gonzales de Perdomo, es la consecuencia de la división liberal. Y la pelea que armó el concejal Jhon Milton Hoyos, con el alcalde Carlos Arturo Giraldo, dividió los verdes. Así las cosas, la atomización de los partidos políticos en Colombia parece que se extenderá por décadas. No obstante la Ley de partidos y bancadas, esta no parece tener ningún efecto sobre las diferencias personales.          

 


SANTIAGO VILLARREAL CUELLAR
http://nuevaera66.blogspot.com/

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario