perfil en facebook

8/29/2011

¿PROGRAMAS DE GOBIERNO O METAFÍSICA?


Por Santiago Villarreal Cuéllar

Los programas de gobierno presentados por los diferentes candidatos a la alcaldía municipal de Pitalito, tienen de todo. El lector no se cansa de contemplar las maravillas que plasmarán si llegan al poder. Observando detenidamente esas propuestas, se olvida uno del mundo real y entra a lo fantástico. Como en los cuentos de "Las Mil y una Noches," hay lámparas de Aladino, alfombras voladoras y baritas mágicas capaces de conceder cualquier deseo. En cuatro años de gobierno pretenden hacer maravillas. Prácticamente todo quedaría hecho. ¡Para qué más alcaldes!

Algunos programas son verdaderos extractos del libro "La magia de pensar en grande," del escritor norteamericano David Joseph Schwartz. Adornados con los postulados del libro "El vendedor más grande del mundo," de Og Mandino y remachados con las máximas de "actitud positiva", de Jorge Duque Linares. Todos ellos motivadores y predicadores de la metafísica. Otros programas contemplan construir, cinco, diez y hasta veinte mil soluciones de vivienda. Los hay solucionando problemas que solo corresponde realizar al Departamento o la nación. Algunos poseen un profundo sentido de pertenencia, como "Pitalito tierra mía." ¿De quién más puede ser? O qué tal, "la fuerza de los hechos." ¿Qué fuerza? ¿Y cuáles hechos? "Pitalito necesita un médico." No solo uno, sino cientos. Pero también necesita sicólogos y psiquiatras para tratar tanta gente depresiva, desesperanzada y cansada de oír mentiras.    

El escritor peruano y Premio Nobel de literatura Mario Vargas Llosa, nos dice que los sueños, las utopías, y las cosas abstractas son válidas en la literatura. En las novelas, en los cuentos, en la poesía. En las obras de arte plástico, en la música y aun en la escultura, se pueden plasmar los sueños, las quimeras, lo abstracto, y lo irreal. Pero nos recuerda el gran intelectual, que la política es un arte bastante serio para ser fantástico. La Isla de la "Utopía" existió solamente en la brillante imaginación de su autor, Tomás Moro. Pero aconseja el escritor, que los políticos deben ser responsables con sus ciudadanos. En política no cabe la quimera. Los sueños no siempre son realizables y el elector se lleva una gran frustración cuando se da cuenta que le mintieron.

Los electores laboyanos tenemos la gran responsabilidad de examinar, no solo los programas de gobierno, sino los mismos candidatos. Observemos que esos programas sean serios, realizables, aterrizados y ajustados a las circunstancias actuales. Escudriñemos, preguntemos, no traguemos entero. No nos dejemos llevar por las pasiones politiqueras. El candidato o candidata escogido debe ser el más sincero. No el que hable más bonito, o presente mejor imagen. No debemos guiarnos por las encuestas realizadas por los medios. Son muy respetables, pero en los últimos años en el mundo entero se manipula la opinión a base de encuestas. Eso se llama Guerra de Cuarta Generación. Una guerra en la que los titulares de prensa, noticias sensacionalistas de la radio y sendas imágenes televisivas manipulan la opinión. La direccionan a su antojo para donde sea más conveniente a sus intereses. En nuestros pueblos impera el chisme, la calumnia soterrada y venenosa. Hacen circular falsas especulaciones en detrimento de algunos candidatos. No debemos creer en esos pasquines. Debemos ante todo creer en la buena fe de los candidatos.

Hasta la fecha la nómina para la alcaldía es muy rica. Soy seis personas, seis propuestas para escoger. Todas esas personas son respetables, de reconocida trayectoria pública. Conocen a Pitalito y sus necesidades. Eso inspira confianza a los electores y nos obliga a escudriñar con lupa el candidato de nuestras preferencias. Además, restan dos meses y si todo continúa igual, será tiempo suficiente para tomar una decisión.   

      


SANTIAGO VILLARREAL CUELLAR
http://nuevaera66.blogspot.com/

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario