perfil en facebook

12/22/2016

El nacimiento del Mesías


Santiago Villarreal Cuéllar

Cada 25 de diciembre celebramos el nacimiento de Jesús. No obstante, poco practicamos el mensaje sencillo pero contundente del Mesías. Repartimos regalos, comida, alcohol y creemos que es un día especial para los niños. El mercantilismo capitalista logró hacer de esta fiesta una apoteósica feria de consumo, sepultando el verdadero sentido espiritual de este magno evento. Naturalmente estamos de acuerdo con la reunión familiar y la consideración con los niños, pero debemos devolver el sentimiento de recogimiento, y revivir el mensaje de la Buena Nueva.

Ante todo debemos recordar que el nacimiento de Jesús trajo consigo un mensaje de perdón, reconciliación, igualdad, amor al prójimo, respeto a la vida, el no enjuiciamiento a los demás, y observar primero nuestros defectos antes de ver los del otro. En estas sencillas premisas se fundamenta la doctrina de Jesús. Los demás sermones, interpretaciones, juicios, dogmas y diezmos, perdónenme, pero no es más que charlatanería. Ser cristiano no significa complicarse la vida, ni tener complejos de culpa. Jesús no se complicó la vida y jamás quiso que nadie hiciera sacrificios inútiles practicando su doctrina. Jesús no sentenció quiénes irán al cielo o al infierno. Simplemente dijo: el que se arrepienta de corazón y haga un acto de contrición tendrá la vida eterna. Es decir, el cristianismo no es para los sanos, ni santos, sino para los enfermos y pecadores.


Los pacifistas no deben confundir el mensaje cristiano, porque Jesús no fue para nada un conformista. Su mensaje fue revolucionario, contestatario y nos enseña a cuestionar a jerarcas, reyes y opresores. Esa firmeza y contundencia de su mensaje le costó la vida, porque no llegó para arrodillarse ante la oligarquía dominante de la época, sino a levantar contra ellos el látigo de la protesta justa. En otras palabras, a reclamar justicia, lo que tanto nos hace falta hoy. No solo justicia contra los delincuentes de todos los pelambres (comunes y de cuello blanco), sino ante todo, justicia social ante tanta inequidad.      

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario