perfil en facebook

12/22/2015

Cómo hacerse invisible


Santiago Villarreal Cuéllar

En las historias fantásticas de las mil y una noches encontramos maravillosos relatos sobre personajes poseedores del secreto para hacerse invisibles ante los ojos de los demás mortales; los cuentos de hadas también tienen narraciones sobre el mismo tema. En las culturas primitivas de América se conocen leyendas similares donde algunos aborígenes poseían la virtud de desaparecer misteriosamente; cuentan que el legendario guerrillero colombiano “Tirofijo, conocía el secreto para hacerse invisible ante sus enemigos. Quizá tengan algo de verdad estas historias que maravillan la imaginación de grandes y pequeños. 
En la edición de 1879 publicada en francés del libro de antologías mágicas llamado El Pactum, encontramos en la página 657 el secreto para hacerse invisible. Dice el relato que para lograr esta maravillosa virtud, es preciso un viernes santo a las doce de la noche, poner una olla de cobre sobre tres tulpas de piedra, previamente  llena con agua de mar; cocinarás con leña de sándalo y cuando el agua comience a hervir, arrojaras en su interior un gato negro, vivo. Tapará la olla y esperará hasta que las carnes del felino se separen de la osamenta; apagará el fuego, dejará reposar, y extraerá los huesos con suma delicadeza, colocándolos en una batea de piedra. Te pondrás frente a un espejo y comenzaras a meter hueso pos hueso dentro de tu boca; llevarás a cabo esta operación hasta que tu imagen desaparezca del espejo; cuando ese acontecimiento suceda, es porque habrás encontrado el hueso que te hará invisible; guardarás el trofeo y cada que desees hacerte invisible a los ojos de otro, introducirá el hueso en tu boca; el efecto desaparecerá cuando extraigas el talismán.
Ignoro cuánta gente haya puesto en práctica este hechizo, pero creo que no son muchos pues de lo contrario habría una gran cantidad de malandros andando por allí, como Pedro por su casa, haciendo fechorías. En la próxima semana santa puedes probarlo si deseas, pero debes tener cuidado con los animalistas.   


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario