perfil en facebook

9/29/2015

El juicio final


Santiago Villarreal Cuéllar

“Y vendrá a juzgar a vivos y muertos; y los que se hubieren arrepentido irán al reino de los cielos; pero hay de aquellos que no se enmendaron; marcharán al mundo de los infiernos.” Los cristianos creen firmemente en la segunda venida de Jesús, y el día que regrese ocurrirá el juicio final.
En Colombia se llevará a cabo un juicio parecido en los próximos cuatro meses. El histórico acuerdo firmado el 23 de septiembre en la Habana, entre el presidente Juan Manuel Santos, y el comandante “Timochenko,” fue el preámbulo para este juicio. Con la creación de común acuerdo de un tribunal de justicia transicional, serán juzgados guerrilleros, para-militares, auxiliadores de ambos bandos; altos, medios, y bajos mandos militares que cometieron crímenes extrajudiciales a lo largo de este fatídico conflicto armado vivido por los colombianos por más de cinco décadas. Pero no solamente serán juzgados los anteriores, sino altos dignatarios políticos que permitieron y ayudaron durante sus mandatos a cometer toda clase de crímenes de lesa humanidad, o crearon grupos al margen de la ley para desatar una guerra sucia en aras de combatir la insurgencia. Esos gobernantes y sus súbditos que permitieron la existencia de “los pepes” (Cesar Gaviria) para combatir a Pablo Escobar Gaviria; o quien bajo su mandato alimentó el para-militarismo para que se tomara por completo la región del Magdalena Medio (Ernesto Samper); o quien por acción u omisión permitió que esos secuaces irrumpieran en los llanos orientales, Caquetá y Putumayo (Andrés Pastrana), también deben ser llevados a este tribunal de justicia. Y ni qué decir del ex mandatario, que siendo gobernador de Antioquia legalizó varios grupos para-militares bajo el manto de las llamadas Convivir, o durante su gobierno nacional atizó a las fuerzas armadas para realizar los macabros falsos positivos (Álvaro Uribe), en compañía de su flamante ministro de defensa (Juan Manuel Santos), no pueden dejar de comparecer ante ese órgano judicial. Porque de lo contrario no podrá haber paz sin impunidad.
Se ha tratado de engañar a la opinión pública con la firma del acuerdo de la Habana, haciéndonos creer que serán solo los guerrilleros los juzgados. Pero dentro del texto completo de dicho acuerdo, se contempla el juicio a todos los actores que de alguna manera participaron en esta tenebrosa y cruel guerra. La astucia y el afán de la derecha gobernante de firmar el acuerdo faltando un mes para las elecciones del 25 de octubre, tiene una clara estrategia electorera. Vamos a ver si cuando se conozca el texto completo del acuerdo, cantarán con el mismo entusiasmo que la paz está cerca.      


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario