perfil en facebook

8/18/2015

Seguimos esperando


Santiago Villareal Cuéllar

Dicen que el tiempo borra muchas cosas; quizá borre parte de una montaña, o sepulte una piedra; o haga olvidar a quienes no poseen memoria, o fingen olvidar; el tiempo puede borrar cosas materiales, pero no borra los recuerdos; no borra la memoria; no borra el dolor, y mucho menos ese dolor causado por la incertidumbre; el dolor causado por la espera no se borra con el paso del tiempo; porque la esperanza es quizá el aliciente de quienes nos resistimos a no cesar la espera. Y creo que el tiempo tampoco borra el cargo de conciencia (si es que tienen) de quienes son determinadores de crímenes, ni de quienes los ejecutan; el criminal que paga para que torturen, maten, desaparezcan, o destruya vidas humanas, jamás el tiempo borrará de su mente y su conciencia la culpa; estará allí presente, como un fantasma que lo atormentará toda su vida; y cualquier percance que sufra ese criminal o sus descendientes, lo adjudicará a su culpa, o su pecado, como dicen los creyentes; el arrepentimiento religioso no será suficiente porque en el subconsciente, en lo profundo de su ser, allá en la alambrada de la inteligencia, de esa inteligencia que un día hizo brotar la mene reptil que impulsó sus instintos animales para ordenar matar y destruir una vida humana, permanecerá la compulsión culposa; y el tiempo no la borrará. Cargará con su complejo de culpa compulsivo hasta la tumba, y como generalmente es creyente, se irá con ese espíritu hasta el más allá; hasta el mundo desconocido de las tinieblas porque para él no habrá luz.
Quienes tenemos familiares desaparecidos por manos criminales, continuamos esperando; nos resistimos a conformarnos; soñamos con nuestro ser querido; lo vemos en sueños llegando de ese viaje incierto que un día manos criminales lo obligaron a realizar contra su voluntad; y luego despertamos; y luego lloramos porque fue eso, solo un sueño; un bello sueño que revivió nuestras esperanzas, pero la triste realidad nos despertó y no llegó; y por las mañanas al levantarnos, abrimos la puerta de nuestras moradas, escudriñando para todos lados buscando visualizar ese ser querido, pero todo es vana esperanza; y cundo viajamos a otra ciudad, una figura humana se parece a ese ser querido, y creemos verlo; corremos tras él, pero nos topamos con otra persona y nos desilusionamos; y sin embargo, seguimos esperando.
Un viernes 23 de agosto de 1991, mi hermano José Lizardo Villarreal Cuéllar fue desaparecido por manos criminales; desde entonces espero a mi hermano; han pasado 24 años, pero me parece que fue ayer; y sigo esperando su regreso.      


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario