perfil en facebook

4/18/2015

Derecha+izquierda=minería


Santiago Villarreal Cuéllar
Los aventureros españoles llegados después del año 1500, al continente americano, vinieron buscando el precioso tesoro del Dorado. No se equivocaron, porque en la región andina hallaron las más ricas minas de oro y plata. Durante trescientos años saquearon estos preciosos recursos, y lo mismo hicieron con la flora y fauna. Sembraron banano, cacao, caña de azúcar y café, convirtiendo nuestras naciones en proveedoras de materias primas, mientras de sus naciones industrializadas traían productos manufacturados, elaborados con las materias llevadas de aquí. A mediados del siglo pasado, la mayoría de nuestras repúblicas empezaron un lento proceso de industrialización. Cuando comenzaban a descollar y exportar sus productos, llegó el modelo económico neo-liberal, cortando de cuajo nuestro anhelo de naciones industrializadas. Sufrimos un retroceso de trescientos años, porque el modelo retrocedió al fantasma de la minería. Grandes compañías estadounidenses, canadienses, europeas y australianas, comenzaron a perforar valles y montañas, buscando oro, petróleo, plata, níquel, coltán, carbón, y deteniendo el curso normal de nuestros ríos con sus hidroeléctricas. Desde el árido norte de México, hasta las frías estepas argentinas, crece sin parar el saqueo minero.
Contrario a lo que muchos creen, la locomotora minera avanza sin parar, rompiendo montañas y conquistando todas las ideologías políticas. La Venezuela socialista de Chávez; la Colombia derechista de Santos; la izquierda de Correa en Ecuador, y la de Evo Morales en Bolivia; el justicialismo de Cristina en Argentina; todos, sin distingos políticos, concesionaron vastas regiones de sus países a las corporaciones mineras. Solo existe una diferencia; mientras en Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina, las regalías por concesiones deben pagar entre el 40 y 60% al estado, en Colombia, Perú y otras naciones del continente, estas compañías solo dejan unas míseras regalías de entre 8, 10 y 12%.

Durante el gobierno de Hugo Chávez, se construyeron 9 hidroeléctricas, seis estatales y tres concesionadas a empresas chinas; tres minas de hierro fueron concesionadas a los chinos y una de uranio la explotan iraníes y rusos. En el gobierno de Rafael Correa, se han construido 11 hidroeléctricas; todas concesionadas a compañías extranjeras; ocho minas de oro se concesionaron a empresas canadienses y cuatro más están en trámite de entrega. No hago cuentas de las empresas petroleras extranjeras que explotan yacimientos en estas dos naciones. Durante el gobierno de Evo Morales, Bolivia ha concesionado más minas de plata, gas, oro, níquel y otros minerales, que en los últimos cincuenta años. Todas estregadas a empresas multinacionales. En Argentina, en los últimos diez años, se han concesionado minas de carbón y petróleo a empresas canadienses. El milagro de la minería no tiene ideologías.     

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario