perfil en facebook

1/02/2015

Sexo con animales


Santiago Villarreal Cuéllar

Las relaciones sexuales y genitales entre humanos y animales es una práctica antigua que se remonta a ocho mil años antes de cristo. Una pintura rupestre encontrada en una cueva del norte de Italia, muestra la figura de un hombre tratando de penetrar un animal. A lo largo de la historia los humanos han creado lazos de amistad y afecto con algunos animales, hasta llegar a desarrollar sentimientos que van más allá del afecto, pasando a ser amantes. Algunos mamíferos como los perros, monos y cerdos por tener una corteza cerebral más desarrollada que otros, pueden expresar sentimientos que sobrepasan el simple afecto y llegan a ser receptivos ante las pretensiones humanas.
Psicológica y psiquiátricamente la zoofilia corresponde a una patología conocida como parafilia, compulsión obsesiva consistente en encontrar placer sexual, no solo en la cópula entre humanos, sino utilizando diferentes objetos u elementos, entre ellos los animales. Ahora, muchos hombres llegan a tener como pareja permanente a su perra, una cerda, o una mica (mona) pues estos animales son los más susceptibles a tener afinidad sexual y genital con los humanos. Pero hay hombres que sostienen relaciones genitales con vacas, burras, yeguas, e incluso gallinas. Las mujeres también llegan a tener fuertes lazos afectivos y sexuales especialmente por los perros pues estos animales desde muy cachorros, les encanta masturbarse sobre el cuerpo de las personas y si son entrenados para estos menesteres, serán excelentes amantes.   
Muchos estados del mundo legislaron para castigar la práctica de la zoofilia, tipificando esta compulsión como delictuosa. No obstante, con el avance de la ciencia y al demostrar que esta práctica constituye una patología clínica mental la mayoría de naciones del mundo occidental despenalizaron la zoofilia, dejando a la parte sanitaria  que se responsabilizara del tratamiento de estos individuos. Pero como a los estados tampoco les importa las enfermedades mentales de su pueblo, sencillamente la parafilia continuó su avance. El reconocimiento de los derechos de los animales en muchas naciones, ha revivido la penalización de la zoofilia.      


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario