perfil en facebook

8/29/2014

Relaciones humanas: servir


Santiago Villarreal Cuéllar

El verdadero líder no se distingue solo por hablar bien, con bagaje intelectual, o por gritar para hacerse oír. Estos elementos pueden ser útiles para ejercer ciertos liderazgos, pero finalmente esta clase de líderes no serán bien recordados. El verdadero líder es aquella persona que está dispuesta a servir en todo momento, sin preguntar cuánto le van a pagar. La persona que se interesa por los demás, que está pendiente para ayudar a solucionar los problemas de los demás, por pequeños que sean, es el llamado a ejercer el verdadero liderazgo. Es muy fácil ser acomedido en los pequeños detalles a la hora de servir. Coloquemos ejemplos: aquella señora que llega de visita a algún lugar y se acomide a lavar los platos después del almuerzo, siempre será recordada por su dinamismo y deseo de servir. El taxista que sin observar si un herido ensucia el asiento posterior de su vehículo, lo conduce al hospital y no acosa a la familia del herido por la cuenta, será recordado, no por ser taxista, sino por su sentido humanitario y su espíritu de servicio en un momento de emergencia. Ese niño que recoge el artículo que se nos cayó al piso y lo ayuda a acomodar nuevamente en nuestras manos, siempre será de grata recordación.
Existen muchas formas de servir a los demás sin recibir nada a cambio. Un buen consejo en un momento de angustia; regalar una simple moneda a alguien que la necesita de urgencia, sin ser esa persona indigente, son pequeños detalles que hacen que recordemos siempre esa persona. Cuan felices se ponen las mujeres cuando regalamos flores; esos hombres que regalan flores y chocolates a las mujeres, siempre vivirán en la mente de ellas por esos pequeños detalles. Aquel niño o niña que recibe dulces de un adulto, siempre recordará con cariño a esas personas que en su niñez hicieron de su vida más dulce y agradable. No esperemos ser senadores para servir a la gente; ayudemos con pequeños detalles.

           

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario