perfil en facebook

8/15/2014

El hombre reptil


Santiago Villarreal Cuéllar

En España semanalmente es asesinada una mujer a manos de su propio esposo o compañero sentimental. En Colombia hemos llegado a registrar casi el mismo índice de mortalidad de mujeres, asesinadas por parte de sus compañeros sentimentales. Pero es alarmante que nuestro Departamento del Huila esté ocupando un nefasto lugar en asesinatos de mujeres por el mismo fenómeno. En el sur van dos damas asesinadas con arma blanca cuyos autores materiales son sus propios compañeros de relación amorosa. Esta situación es alarmante y llama la atención sobre una patología mental bastante peligrosa como es la compulsión agresiva.
En la alambrada de la inteligencia, el cerebro humano guarda genes de millones de años de evolución, conocidos como cerebro reptil; un cerebro que no escucha, no posee suficiente sentido de la vista; se guía por una feromona del instinto al asecho; al ataque; a depredar. En un momento de furia incontrolada el hombre reptil pierde el sentido de razonamiento,  la conciencia humana, regresando al cerebro reptil; allí entra en acción la feromona y sin medir consecuencias agrede a su víctima, generalmente la compañera, propinando contundentes golpes con arma mortal. Lo hace con furia, con sevicia, con un instinto compulsivo a destruir hasta el último halito de vida. Es preciso destruir ese cuerpo, es necesario que muera para evitar que escape, que se vaya con otra persona. Aquí se mescla la compulsión agresiva con unos celos compulsivos y una compulsión posesiva, acompañada de una patología psicosomática conocida como dependencia afectiva. Son cuatro patologías mentales convertidas en una, resultando la aparición del cerebro reptil.
Si eres mujer y su compañero sentimental te agrede físicamente con regularidad, tenga cuidado porque vives con una persona que en cualquier momento puede llegar a desarrollar el cerebro reptil; tu vida corre peligro. Es preciso que reciban una terapia psicológica y en el mejor de los casos se necesita tratamiento psiquiátrico. Corresponde a las autoridades sanitarias revisar los programas de salud mental para incluir en sus campañas esta peligrosa patología clínica.     


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario