perfil en facebook

7/11/2014

Relaciones humanas


Santiago Villarreal Cuéllar

No obstante extender la educación a un mayor porcentaje de población, las escuelas, colegios y universidades, forman alumnos en conocimientos, aunque no muchos, dejando de lado la formación humana, principio indispensable para ejercer de forma excelente cualquier profesión. Salvo algunos colegios y universidades privadas que forman tanto en conocimientos como en relaciones humanas, la mayoría no enseña normas elementales para relacionarse entre sus congéneres.
El saludo de las nuevas generaciones es: “qué hace.” Uno siente ganas de contestar: acaso no ves que no hago nada, sino que me encuentro aquí saludándote, estúpido. (.a) Que fácil es decir, buenos días, buenas tardes, buenas noches, cómo estás, agregando una sonrisa sincera. Suena mucho mejor y el interlocutor se siente alagado y no incómodo. Para contestar el teléfono dicen: “aló,” que no corresponde a una palabra del español, sino del inglés que significa: quién sos. A veces contestan en un tono que uno siente ganas de cortar la llamada inmediatamente. Cambiemos ese tradicional e incomprensible aló, por: muy buenos días, tardes, o noches, dependiendo el horario, con quién tengo el gusto de hablar, sino conocemos el llamante; y si es conocido, entonces un efusivo buenos días, o de acuerdo al horario. Y hagámoslo en un  tono melodioso, agradable. Es horroroso escuchar en los almacenes u otros establecimientos comerciales a vendedoras y vendedores saludar al cliente con un: “qué quiere;” o “qué busca,” como si uno en la vida no quisiera muchas cosas para ponerse a detallar; o ¿acaso creen que poseen todo lo que uno busca? A los clientes primero se saluda con, ¡buenos días! O tardes, en fin; ¡bienvenido! (.a), en qué podemos servirle; siempre en tono melodioso y agradable al oído del cliente. Eso sí, la sonrisa no debe faltar, porque es indicación de lo agradable que nos resulta el visitante.

Cambie hoy mismo esos hábitos aburridos y copiados de los demás, utilizando los consejos que he suministrado y darás testimonio de lo congraciadas que se sentirán las personas a quienes trates en adelante.     

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario