perfil en facebook

6/24/2014

El machismo como legado cultural


Santiago Villarreal Cuéllar

¿Por qué las naciones latinoamericanas fueron y siguen siendo machistas? No obstante proclamar leyes que protegen los derechos de las mujeres, seguimos conservando esa costumbre. Países como Colombia, México, Venezuela, Ecuador y Paraguay son más propensos a este fenómeno que los restantes. El hombre continúa siendo el ser todopoderoso, inteligente, fuerte, violento y por tanto es el llamado a proteger la débil mujer. Mujeres que en su mayoría continúan siendo sumisas, incapaces de hacer cumplir la legislación creada para exaltar sus derechos. Pero no debemos apresurarnos a culpar su destino.
El influjo cultural, producto del colonialismo español, hizo de los hombres hispanoamericanos dominantes y fuertes frente a la mujer. Una cultura religiosa donde la mujer es la pecadora, culpable, tentadora, y la sumisa y fiel compañera del hombre, originó este engendro de dominación machista. La cultura española es precisamente la más machista del continente europeo. No es gratuito este legado cultural. Las tres grandes religiones monoteístas que dominan la cultura occidental (judaísmo, cristianismo e islamismo) crearon la figura de un solo dios masculino. A diferencia de las religiones politeístas orientales y aquellas que predominaban en la América, antes del colonialismo, donde existía variedad de dioses y diosas, dando a la mujer un lugar igual en la dominación cultural y religiosa, en el judaísmo irrumpe la figura masculina de Jehová; un dios que crea al hombre de barro y a la mujer de la costilla del mismo. Allí empieza la mujer a ser vista como una segundona, una parte del cuerpo del hombre, que bien puede este disponer de ella para sus servicios, no solo domésticos, sino para ser instrumento de placer. Ese mismo dios de los judíos es violento, vengador y machista. El cristianismo es la mescla pagana del judaísmo y las cartas paulistas, donde la mujer continúa siendo la compañera del hombre, que debe ser fiel, servidora y sumisa.

Alá, el dios del islamismo es aún más machista que Jehová; permite al hombre tener hasta cuatro mujeres y desecharlas cuando le plazca. Ochocientos años de influjo cultural del islamismo con la dominación de los moros en España, no solo consolidó, sino que reafirmó el machismo en esa nación. Después, los españoles trajeron esa cultura a nuestras naciones, donde se borró violentamente cualquier vestigio cultural y religioso ancestral, dejando la nueva religión como soberana y dominante por casi 500 años. Observemos que la cultura anglosajona, donde el calvinismo cristiano, menos machista y más cercano a la igualdad de géneros, que conquistó Norte América, legó otra forma diferente para tratar a las mujeres.        

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario