perfil en facebook

4/15/2014

Reseña histórica del cristianismo


Santiago Villarreal Cuéllar

No existen pruebas históricas, ni arqueológicas de la existencia de Jesús como persona de carne y hueso. Los relatos del Nuevo Testamento bíblico no se consideran históricos. Uno de los historiadores más reconocidos de la época de Herodes, como fue Flavio Josefo, nada dice acerca de Jesús, ni escribió sobre la horrible noticia del asesinato de 14 mil niños que hablan los evangelistas; tampoco relata las tres horas de oscuridad acaecidas el día de la muerte de Jesús; estos hechos tan trascendentales tampoco se han encontrado en los anales de Roma, cuya capital del Imperio Romano dominaba en aquella época el territorio palestino. Es conocida la falsedad de los clavos que la Iglesia Católica presenta como reliquia, con los que supuestamente fue crucificado Jesús; el santo sudario fue objeto de análisis científico, descubriendo que fue elaborado 700 años después de su muerte; ni siquiera el prepucio, adorado en una Iglesia de Roma, convence a historiadores y científicos. Pero aceptemos que Jesús es un misterio que solo la fe y la creencia puede discernir y remontémonos a la historia del cristianismo.

Algunos datos refieren el año 42, cuando Pedro llegó a Roma y comenzó a difundir la doctrina. Pablo también predicó en esa ciudad. Sacerdotes de otras religiones persiguieron estos misioneros, hasta asesinarlos. Sin embargo, la doctrina continuó difundiéndose en Roma, y Grecia. En los primeros tres siglos el cristianismo competía con religiones paganas, judías, griegas y caldeas. En el año 306, con la llegada del Emperador Constantino, este comenzó a regular estas sectas. El año 325 convocó el primer Concilio ecuménico de Nicea, presidido por el obispo Ozius. Allí se estableció la Iglesia Católica Apostólica Romana, y se recopiló el Nuevo Testamento, dejando cuatro evangelios de los setenta y dos que se presentaron. Los otros fueron declarados apócrifos. Posteriormente, Constantino prohibió cualquier otra secta religiosa diferente a la Iglesia Católica. En el año 452, al reunirse el Concilio de Calcedonia, para decidir sobre la naturaleza de Jesucristo, el Patriarca de Constantinopla se rebeló contra el Papa León. Esa rivalidad continuó hasta el año 789, cuando en el Concilio ecuménico griego se declaró el cisma y establecieron como primer Patriarca, a Photius. Así nació la Iglesia Católica Ortodoxa. En 1517, el sacerdote alemán Martín Lutero, se rebeló contra la bula papal de León X, naciendo el protestantismo. En 1533, el Rey Enrique VIII de Inglaterra, se rebeló contra el Papa Clemente VII y separó su reino creando la Iglesia Anglicana. De la secta de Lutero y del anglicanismo, surgieron todas las sectas protestantes conocidas hasta nuestros días.


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario