perfil en facebook

12/13/2013

La canallada contra Petro


Santiago Villarreal Cuéllar

La derecha gobierna a Colombia desde los inicios de la independencia. Una derecha convertida desde la colonia en una oligarquía privilegiada, fundó los partidos liberal y conservador para dividir el pueblo y hacerle creer que uno gobierna mejor que el otro. Así han polarizado la nación durante todos estos años, haciendo que la sangre de cientos de miles de colombianos bañe la geografía nacional con guerras partidistas inútiles entre uno y otro bando, mientras la oligarquía se reparte en lujosos salones las ganancias del poder. Hasta la fecha nada ni nadie ha podido cambiar esa forma de gobernar el país, porque esa derecha recalcitrante ha utilizado todas las formas de lucha, incluyendo el asesinato para mantenerse en el poder y conservar sus privilegios.
Asesinaron a Gaitán en 1948, cuando vieron que era peligroso para sus intereses; derrocaron al general Gustavo Rojas Pinilla el 10 de mayo de 1957, al darse cuenta que se puso tímidamente al lado del pueblo; crearon el frente nacional para cerrar toda posibilidad de oposición y así gobernar a sus anchas. El 19 de abril de 1970, le robaron las elecciones al general Rojas, quien compitió limpiamente, para evitar que regresara al poder; cuando surgió la Unión Patriótica como una expresión de oposición y alternativa para el pueblo, recurrieron al asesinato vil y cobarde, hasta acabar con las esperanzas; en estas tres décadas, con grupos para-militares han impedido cualquier avance de otras opciones distintas a la derecha y se apoderaron de las mejores tierras del país.

La llegada de Gustavo Petro a la alcaldía de la capital de la república, con su programa humanista, despertó desconfianza desde el primer día, y utilizando los grandes medios de comunicación en manos de esa oligarquía, le hicieron la vida imposible al burgomaestre y ridiculizaron toda su obra de gobierno. Como no pudieron conseguir el repudio del pueblo, sino lo contrario, el procurador, en un acto de la más vil canallada, no solo lo destituyó, sino que le decretó la muerte política.  

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario