perfil en facebook

10/11/2013

Congreso de brujas


Santiago Villarreal Cuéllar

Aquelarre se llama el sitio donde se reúnen las brujas para descansar y tener encuentros con Satanás. Eso dice la leyenda que conocemos desde la edad media, época donde se difundió por toda Europa la noticia de la existencia de las brujas. No de brujos, porque justo es decirlo, ese título solo se otorgaba a las mujeres que hacían remedios caseros, rezos no reconocidos por la Iglesia Católica y otros ritos como los practicados por judíos marranos, es decir, convertidos al catolicismo, pero que conservaban en secreto sus creencias. Centenares de estas pobres mujeres terminaron hechas chicharrón en las hogueras de la santa inquisición, como castigo a su pecaminoso oficio de ejercer la brujería, no sin antes ser sometidas a tormentos y torturas para hacerles confesar sus acciones. Eran acusadas de montar en escobas y volar millas, como si de aviones se tratara, para cometer delitos tipificados en esa época, tales como el mal de ojo, poner maleficios, y salar haciendas y negocios.  
Traigo a colación esta historia porque en el pueblo de la Jagua municipio de Garzón Huila, se celebra el 31 de octubre el congreso de brujas y brujos. Aunque parezca cómico, vienen de todo el país hombres y mujeres que tienen como profesión ejercer la medicina alternativa, realizar rezos, sanaciones y todo lo habido y por haber en materia de hechicería, espiritualismo, brujería y chamanismo. Parece que el diablo, en aras de ponerse a tono con los derechos humanos, ahora acepta hombres para ejercer la brujería, profesión que solo era exclusiva de las mujeres. La mayoría de estos nuevos brujos y brujas ya no usan escobas para volar, pero en cambio tienen computadora portátil para ejercer su profesión con tecnología de punta. Tampoco les asiste el temor de ser quemados vivos pues ya no existe la santa inquisición, aunque muchos ideólogos de derecha desearían revivirla, ya no para castigar hechiceros, sino a los “terroristas.” Satanás ya no se reúne con estos nuevos brujos por temor a que esquilmen sus bolsillos.        


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario