perfil en facebook

1/29/2013

La inocentada de Pedro o la visión oficial del turismo



Por Roberto Castro Polanía

El día de los inocentes supimos que Pedro Suárez, el Alcalde de Neiva, anunció su plan de construir “la Virgen más grande del mundo”.  Muchos pensamos que se trataba de una inocentada.  Pero no.  El anuncio fue hecho durante la ceremonia de entrega de la condecoración  del Senado a Neiva con motivo de los 400 años de su fundación.   Los ceremoniosos neivanos que se encontraban presentes encontraron razonable la propuesta de Pedro,  quien ceremoniosamente afirmó que “el turismo religioso está pegando duro” y que, aleluya, “contamos con la bendición y el acompañamiento del Señor Obispo”.
Se inventaron los neivanos otro mecanismo para continuar desviando los recursos del sector turístico, que deben ser invertidos sin reservas en el abandonado Anillo Turístico del Sur del Huila.  Lo irónico es que el anuncio que parece inocentada se hizo a solo 3 días de iniciar el año del centenario del descubrimiento científico de San Agustín: otro embeleco que se han inventado algunos políticos que nunca han hecho algo serio por el turismo, con el fin de equiparar en teoría los logros que en ese campo ha alcanzado el Perú y en particular la región de Cuzco.

Es tan protuberante la importancia cultural del Huila, que la Gobernadora y los parlamentarios lograron que la Ministra anunciara con el mayor desparpajo, que San Agustín será prioridad del Ministerio de la Cultura en el 2013.  Ver reporte

Veamos qué hay para nuestra región detrás de estos rimbombantes anuncios:  El ICANH ha definido “cinco líneas” a ejecutar a lo largo del 2013:  la readecuación de la Casa Museo, la reedición de la obra de Preuss, el homenaje a los arqueólogos pioneros, una exposición en el Museo Nacional de Bogotá y la creación, al fin, de la Cátedra Agustiniana en las escuelas huilenses. Ver reporte

Ah, y nos encimaron un concierto de la Banda Sinfónica de Colombia…

El embeleco de la celebración de los 100 años del descubrimiento científico de San Agustín lo montaron con el pretexto de que en 1913 llegó Preuss de Alemania a excavar y estudiar los monumentos líticos, que ya habían sido reportados al mundo científico 105 años antes por nuestro propio Sabio Caldas. Y en la zalamería de la fiesta no se ha dicho una palabra sobre las esculturas que se llevó Preuss ni nadie ha reclamado su repatriación; a excepción de la voz  autorizada y solitaria de David Dellenback, un investigador estadinense que publicó el catálogo más completo que se ha hecho hasta ahora de la estatuaria del Macizo Colombiano.  Dice Dellenback: “…hay 35 estatuas nuestras, … que fueron llevadas, hurtadas o extraviadas de su origen, hace un siglo, indebidamente, sin derecho, por un etnólogo alemán de apellido Preuss.”  Y es Dellenback quien está liderando la campaña para que nos devuelvan las esculturas que se llevó Preuss. Ver reporte

Y nosotros, los opitas? bien, gracias: nosotros vamos a construir una estatua gigantesca de la Virgen, a celebrar el centenario de la venida de Preuss y hay un “gringo chiflado” reclamando lo que nos sustrajo dicho personaje.  Nosotros aquí en medio de esta riqueza inmensurable, en el abandono de siempre. Nosotros bien, aquí engolosinados con las migajas que nos arrojan junto a serpentinas de colores y la fanfarria de los anuncios de siempre.


Diciembre 30, 2012

robertocastro@comcast.net

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario