perfil en facebook

11/15/2012

PAREJAS HOMOSEXUALES



Santiago Villarreal Cuéllar
Diferentes países han legislado para dar un marco jurídico a parejas del mismo sexo. Toda una algarabía se ha formado alrededor de estas transformaciones sociales, que han dividido la población. Mientras sectores de pensamiento progresista (liberales y de izquierda), son partidarios del matrimonio homosexual, otros (religiosos y conservadores), se oponen rotundamente. Pero, ¿qué tan estables son las relaciones de las parejas homosexuales? Veamos: Un estudio serio ha demostrado que la duración de parejas heterosexuales, ya sean casados o en unión libre, está alrededor de los doce años. Es decir, aquellas parejas que duraban juntos toda la vida han pasado a la historia, salvo algunas excepciones. El mismo estudio nos dice, que la duración de parejas homosexuales no sobrepasa los cuatro años. También salvando algunas pocas excepciones. Esto lo podemos evidenciar en nuestras ciudades, donde la relación de personas del mismo sexo (maricas o lesbianas), son pasajeras.
Los homosexuales son más promiscuos que los heterosexuales y la infidelidad es mayor que entre los segundos, lo que origina desestabilización en una relación de pareja. La situación se agrava mucho más en los pueblos pequeños, donde al homosexual se le dificulta establecer una relación seria y generalmente viven solos, siendo presa de la discriminación del resto de la sociedad. Estoy analizando el caso de los países latinoamericanos, donde la homofobia es bastante extendida y muy poco se hace por parte de los gobiernos para cambiar la situación. En Estados Unidos, Canadá y Europa, la situación es mucho mejor. Allá tiende a crecer el número de parejas homosexuales estables, cuya duración se encuentra alrededor de los ocho años.
El individuo de comportamiento homosexual tiende a ser presumido y vanidoso, lo que origina cierto rechazo de otras personas. Ese aspecto sicológico crea más rivalidad entre ellos mismos y muchas veces termina en riñas. En conclusión diré, que toda esa lucha de los sectores LGTB, y otros grupos sociales, a favor del matrimonio de parejas del mismo sexo, es como la llamarada de hojas secas que se desvanece rápidamente.    

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario