perfil en facebook

11/23/2012

EL POLLO MALO



Santiago Villarreal Cuéllar
El pollo malo es el mismísimo diablo, encarnado en un ave con características de pollo. La leyenda cuenta, que este espíritu maligno toma la forma de un pollo, emitiendo sonidos agudos, no propiamente como el de los pollos comunes, sino mitad pájaro extraño, mitad silbo de humano. Es bastante común oírlo en noches oscuras y lluviosas, escuchándose en zonas rurales y urbanas. Este espíritu está presente en todos los velorios, tanto urbanos como rurales y sus silbidos pasan desapercibidos por los asistentes, o son confundidos con el de otras aves nocturnas. Su presencia en las velaciones de difuntos consiste en tratar de perturbar el espíritu del recién fallecido.
El pollo malo se suele personificar con personas solas que deambulan por caminos rurales solitarios, o calles oscuras de las ciudades. Empieza a emitir su canto y la victima muchas veces no se percata. Luego intensifica sus sonidos hasta que comienza a seguir a la victima por la espalda. El aterrorizado no sabe cómo defenderse de ese extraño animal y su reacción más lógica es correr. Entonces, el maligno espíritu se personifica en la superficie de la calle o camino y empieza a picotear los pies del sujeto. Muchas veces la persona cae a tierra presa del pánico, pero si es lo suficiente valiente corre y el endemoniado pollo se convierte en una especie de liana, enredándose en las piernas y tumbándolo al suelo. No obstante, hasta allí llega la travesura del pollo malo pues no se conoce de alguien que haya sido asesinado por este demonio hecho carne. Salvo aquellos casos en que la persona se asusta demasiado y puede sufrir un ataque cardiaco, producto del miedo y finalmente muere. Parece ser que al diablo le gusta divertirse un poco con algunos humanos, personificándose en pollo y asustándolos. Es muy común que ataque más al genero masculino que al femenino, aspecto que no tiene explicación. Cuando camines en noches oscuras, ¡ten cuidado! El pollo malo te puede perseguir.

Reacciones:

1 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada