perfil en facebook

9/27/2012

CÓMO GANAR AL JUEGO



Santiago Villarreal Cuéllar
Desde la invención de los juegos de azar, los humanos buscan toda clase de formulas mágicas para ganar. Los deportes no son la excepción, razón por la cual se han instituido reglas para evitar el dopaje de los jugadores. Los chinos, inventores de gran cantidad de juegos de azar, también elaboraron trampas para ganar a incautos jugadores. En todas las naciones del mundo existen distintas clases de juegos siendo la más universal, la lotería.
En todo el planeta existen jugadores y por naturaleza a todos nos gusta apostar, así sea sin invertir dinero. Ganar se ha convertido en una enfermedad psicológica, aspecto que se explota para manipular la opinión. Nadie quiere perder y por el contrario todos quieren ganar. La gente es dada a celebrar todo aquello que incite a ganar. Por eso celebran cuando un equipo de fútbol gana, así este no sea de nuestra región o de nuestra entraña. El solo hecho de ver que otros celebren, eleva los ánimos para participar de esa celebración, así no sea nuestra. Ustedes contemplaron cómo, mucha gente celebró en Bucaramanga, el hecho que el billete del baloto se lo ganaran en esa ciudad. No sabían quien se lo había ganado, pero celebraron aunque no les tocara parte.
La compulsión al juego constituye una enfermedad psicosomática que afecta un gran número de personas en todo el mundo. Los casinos mantienen llenos a toda hora de estos enfermos mentales, quienes depositan hasta el último centavo con el propósito de ganar. Se marchan para sus viviendas y terminan deprimidos por la pérdida de su dinero. Sin embargo, muy temprano regresan a esos sitios para tratar de desquitarse y lograr un triunfo. Acuden a iglesias, rezan, piden a su Dios, o su Santo de devoción, que les dé una oportunidad de ganar. Acuden a brujos, teguas, se bañan con riegos y cargan amuletos para ganar al juego. Pero todo es vana esperanza, porque no se dan cuenta que están enfermos y no existe ningún secreto para ganar.   


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario