perfil en facebook

8/24/2012

INVOCACIÓN DE ESPÍRITUS



Santiago Villarreal Cuéllar
Son varios los lugares donde un médium invoca y afirma comunicarse con el espíritu del fallecido médico venezolano José Gregorio Hernández, para diagnosticar recetar y sanar enfermedades. Hace algunos años en la ciudad de Campoalegre, un médium invocaba el espíritu del fallecido candidato presidencial Luis Carlos Galán Sarmiento, quien desde el más allá recomendaba nombres para inscribir listas para la asamblea del Huila. Existen algunos centros espíritas donde realizan las llamadas regresiones, las cuales consisten en hacer regresar el espíritu de un mortal para rebelar, qué cuerpo ocupó en su vida pasada. Son muchos los que afirman haber estado en el cuerpo del libertador Simón Bolívar. Esto quiere decir, de acuerdo a la teoría de la reencarnación, que un espíritu puede reproducirse en el más allá para volver a la tierra y reencarnarse en varios cuerpos. Curiosos estos azares espirituales.
Lo que nos causa duda a los escépticos, es porqué algunas enfermedades como el cáncer, sida y hernias inguinales, no son susceptibles de ser curadas por el espíritu del “hermano” Gregorio, ni por otros espíritus como el de la “hermana” María Lionza. Llama la atención también, que los invocadores del espíritu de Luis Carlos Galán, no le hubieran interrogado acerca de los autores de su asesinato, ni si se encontraba en el cielo o el infierno. Tampoco esos espíritus revelan dónde se encuentran los criminales más buscados del país. Aquellos espíritus se abstienen igualmente de predecir cuándo, cómo y dónde morirá una persona, ni siquiera su propio invocador. Aquí cabe preguntarnos: ¿no son lo suficientemente sabios esos seres del más allá? ¿O son sus invocadores los que no poseen la suficiente inteligencia para recibir la información? ¿O será que los médium no son más que unos impostores que se inventan los libretos para engañar a los creyentes? Lo cierto de todo, es que la ciencia nada ha descubierto acerca del espíritu de los humanos. Ni siquiera se ha demostrado que existen dentro de nuestro cuerpo, mucho menos dónde queda el más allá.
        

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario