perfil en facebook

6/20/2012

CANIBALISMO DEL SIGLO XXI



Santiago Villarreal Cuéllar
El mundo entero se escandalizó hace unas semanas con la noticia de un hombre desnudo que le comió, a plena luz del día, los ojos, nariz, mejillas y boca a un indigente. El horripilante caso de canibalismo sucedió en una calle de la ciudad de Miami.  Pocos días después, en la misma ciudad, un joven de veintiún años irrumpió en un restaurante e intentó comerle la mano a un policía. Las autoridades de policía y médicas, investigan el extraño comportamiento de estas dos personas, por lo menos del último, pues el primero fue ultimado a tiros por agentes de seguridad. Los primeros indicios apuntan al consumo de una droga sintética llamada “Cloud nine,” mas conocidas como sales de baño, las cuales son consumidas por adictos farmacodependientes. Estas substancias aparecieron en Estados Unidos en el año 2010 y se han propagado sin ningún control. Las autoridades y la sociedad norteamericana, tratan de encontrar una respuesta a un comportamiento que ha sucedido a lo largo de la historia de la humanidad y ocurre en nuestros tiempos.
Varias historias contaron los invasores españoles cuando pisaron tierras americanas. Le hicieron creer al mundo de entonces, que la mayoría de tribus aborígenes comían gente. Con ello quisieron justificar las horribles torturas y masacres proferidas a los indígenas. Pero investigadores modernos, (antropólogos) han descubierto que nuestros antepasados se alimentaban de vegetales, animales de caza y estaban lejos de practicar el canibalismo. En la década de los setenta se acusó al dictador de Uganda, Idi Amín, que practicaba el canibalismo. Se dijo por parte de periodistas occidentales, que este general guardaba en su nevera sendos filetes de carne humana. Sin embargo, nunca se confirmó semejante bestialidad. Toda esa lluvia de acusaciones se derivaron de unas declaraciones que el dictador le dijo a un periodista inglés, cuando le invitó a una cena con carne de tigre. El británico manifestó que tenía un sabor dulce, a lo que el general manifestó que la carne humana era saladita. También en esa década, el  mundo se escandalizó y le atribuyeron toda clase aberraciones.
Pero en cambio nadie se ha inmutado con las revelaciones de algunos miembros del para-militarismo colombiano, cuando dieron lujo de detalles, de la forma como preparaban la carne de algunas de sus infortunadas victimas. Estos hechos ocurrieron en los departamentos de Sucre, Magdalena y Córdoba, en la década del dos mil. Uno de ellos manifestó que freían trozos de pierna, muslo y hasta hígado. Pero aquí no sorprenden esas atrocidades. Este es un país como dijo García Márquez, “donde la realidad parece ficción y la ficción realidad.”        

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario