perfil en facebook

5/04/2012

HABLEMOS DE MASTURBACIÓN

Santiago Villarreal Cuéllar Ninguna acción biológica del cuerpo humano, despertó tantos mitos y prohibiciones en la historia como la masturbación. Las tres grandes religiones monoteístas, (judaísmo, cristianismo e islamismo) la han considerado un pecado, una aberración y un acto antinatural. Desde que existen los humanos en la faz de la tierra, siempre han auto-estimulado sus cuerpos y explorado sus regiones corporales placenteras. Se llegó a decir que quienes se masturbaban se volvían locos, les salía acné, les daba anemia y muchos otros males. Sin embargo, las estadísticas muestran que el 97% de los hombres sanos de todas las edades se han masturbado en alguna época de sus vidas. Lo mismo ocurre con el 78% de las mujeres. Incluso, los científicos han descubierto que los fetos de más de diez semanas, se tocan sus genitales dentro del vientre de la madre. La única patología que puede producir la masturbación, es que quien la practica, lo haga con un profundo complejo de culpa. Generalmente sucede en personas fanatizadas bajo dogmas religiosos, quienes se sienten culpables después de realizar el acto. La masturbación no solo, no es mala ni antinatural, sino que es un elemento indispensable para que las personas, especialmente los niños, aprendan a conocer sus cuerpos. Al explorar los diferentes lugares, descubren aquellas zonas que les produce placer y naturalmente son sus órganos genitales los que más procuran esa sensación. Estos actos placenteros individuales, hacen que la persona, a lo largo de su vida se auto-complazca y aprenda a complacer a su pareja cuando haya madurado lo suficiente para esos menesteres. Nada ayuda mejor en la vida sexual de un ser humano, como el hecho de conocer sus zonas erógenas. Toda la piel de los humanos es sexuada, es decir que produce ciertos niveles de placer. Por esa razón, las caricias procuran placer y en algunos lugares es más intenso. Si es usted de las personas que aun cree que la masturbación es mala, o dañina, debe recibir orientación de parte de un terapeuta sexual.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario