perfil en facebook

8/06/2011

MATRIMONIOS HOMOSEXUALES


Por Santiago Villarreal Cuéllar
El reciente pronunciamiento de la Corte Constitucional, donde concede dos años al Congreso para que legisle sobre la unión de parejas del mismo sexo, revive este tema. Es un asunto muy interesante. Pone a pensar a millones de personas. La Iglesia Católica y demás sectas cristianas ya sentaron su postura. Rechazan de plano cualquier concesión a esta minoría. Mientras guardan silencio sobre la violación de los Derechos Humanos que Cristo defendió, no dudan en satanizar a quienes tienen comportamientos sexuales diferentes. Y eso que en sus filas militan muchos homosexuales "camuflados."
Quienes defendemos los Derechos Humanos, recomendamos y apoyamos la defensa de las minorías. Y como la comunidad homosexual es una minoría despreciada, perseguida, incomprendida y estigmatizada, no dudamos en acoger sus reclamos. Uno de ellos consiste en dar un marco jurídico a sus uniones. Específicamente para proteger el patrimonio logrado durante los años de convivencia. Por eso es tan importante que el Congreso apruebe el matrimonio entre estas parejas. No solo les dará un estatus de familia, sino que reconocerá la sociedad conyugal en cuanto a bienes muebles e inmuebles se refiere. Además, debe aprobar el derecho que les asiste de adoptar niños. ¿Porqué no? Conozco parejas de lesbianas que han criado sus propios hijos y esos niños no han asumido comportamientos homosexuales. Eso no se aprende ni se hereda. El homosexual sencillamente es, sin quererlo y sin saberlo. A lo largo de su vida asume su rol, o lo rechaza, causando una gran frustración en algunos individuos.
En un país donde muchas madres dejan sus bebés abandonados en basureros. Otras optan por el aborto. Y muchas parejas heterosexuales no son el mejor ejemplo para sus hijos, entregar esos niños a parejas homosexuales, legítimamente constituidas sería una buena opción. La mayoría de personas de comportamiento homosexual, son tiernos, comprensivos, tolerantes y emocionalmente dinámicos. Están preparados sicológicamente para ser buenos padres y lo que es más increíble: hacen el rol de madre-padre.
        


SANTIAGO VILLARREAL CUELLAR
http://nuevaera66.blogspot.com/

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario