perfil en facebook

6/02/2017

Mujeres cocaleras


Santiago Villareal Cuéllar

El arbusto de coca es originario de la cordillera de los Andes, donde las comunidades ancestrales, aimaras, quechuas, incas y demás etnias la utilizaban para alimentarse y realizar ritos sagrados. Aun en nuestros días esta planta es considerada sagrada por comunidades ancestrales. Y no es para menos, según los estudios realizados hace más de diez años en Francia, la hoja de coca posee más de 150 substancias calóricas, nutricionales, medicinales, y claro está, alcaloides como el clorhidrato de cocaína utilizada para la producción de lidocaína y otras substancias genéricas para la elaboración de anestesias. El uso con fines recreativos o consumo del alcaloide es reciente, y ha sido la causa de la declaratoria de ilegalidad del cultivo y comercialización en países suramericanos, con excepción de Bolivia, que bajo el gobierno de Evo Morales logró legalizar miles de hectáreas de cultivo con fines industriales. Muchas personas ignoran que algunas bebidas gaseosas como las colas y energéticas, poseen dosis mínimas del alcaloide.

A buena hora en el departamento del Putumayo, se constituyó la Asociación de Mujeres Cocaleras, compuesta por campesinas que por muchos años han sembrado coca, industrializando artesanalmente la hoja para extraer el clorhidrato de cocaína y comercializarlo ilegalmente. ¿Pero cuáles son los fines de esta agremiación? Solicitar al gobierno colombiano flexibilizar la legislación con relación al cultivo y comercialización de la planta sagrada. En lenguaje sencillo, despenalizar la siembra, manipulación y consumo de productos derivados de la coca. Si la Corte Constitucional dio un gigantesco paso al legalizar la dosis personal de estupefacientes, incluida la cocaína, por qué no despenalizar la siembra de la planta.


Sería un gran avance para empezar a utilizar esta maravillosa hoja con fines alimenticios, medicinales, y quien así lo decida en aras del libre desarrollo de su personalidad, que la consuma con fines recreativos. Legalizar el cultivo de coca, disminuiría los altos índices de violencia ocasionados en amplias zonas del país donde es monopolio de mafias, y sería más fácil combatir su consumo.        

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario