perfil en facebook

10/22/2015

Votar por el candidato perfecto


Santiago Villarreal Cuéllar

Las madres desean para sus hijas un marido laborioso, bien parecido, fiel, educado, dócil, con buena posición económica y que las amen, y mimen; es decir, un esposo perfecto. Otro tanto quieren para sus hijos; una mujer perfecta. Pero…. no es fácil; resulta que vivimos en un planeta llamado tierra poblado por seres vivos de diferentes especies, con un grado evolutivo embrionario; la mayoría de seres vivos apenas están formando sus primeras capas de corteza cerebral; y los más evolucionados, entre ellos los humanos, no hemos llegado al estado de perfección; por lo menos a ese que nos han inculcado las diferentes culturas. Así que nos corresponde aceptar la mujer o el hombre imperfecto, y aguantar.

Nuestro sistema democrático también es imperfecto; no satisface todas las necesidades del ser humano; estamos lejos de una verdadera democracia; pero es mucho mejor este sistema que las dictaduras autoritarias o totalitarias. Su imperfección se debe a que son regidas por seres humanos. Cada que esa democracia nos brinda la oportunidad de elegir ediles, concejales, diputados, alcaldes y gobernadores, o senadores, representantes y presidente, queremos elegir personas sinceras, honestas, cumplidoras de su palabra y otras virtudes que las pongan en el máximo peldaño de la perfección; pero nos desilusionamos, porque esa mujer u hombre perfecto, nunca lo encontramos, y terminamos eligiendo esos mentirosos, promeseros, a veces corruptos, en fin. Pero ese es nuestro sistema, regido por humanos, por seres imperfectos. ¿Acaso tienen razón aquellos que piensan que no debemos elegir a nadie? No, esta forma de pensar es otro grado de imperfección; porque si usted o yo, no participamos, no elegimos, otros lo harán por nosotros, y después no tendremos argumentos para reclamar lo malos que son nuestros dirigentes y representantes. Es necesario tomar decisiones y participar, votando por algún candidato. No lo busquemos perfecto porque jamás lo encontraremos. Recordemos que somos humanos y de este ser debemos esperar de todo. Pero qué maravillosos somos los humanos; no existe otro ser vivo igual.  


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario