perfil en facebook

8/14/2015

Hacer llover


Santiago Villarreal Cuéllar

Mientras esperaba una consulta médica en una institución, una señora que también esperaba, comentó sobre el permanente invierno que azota el sur del departamento del Huila. “Y pensar que estas lluvias son provocadas por los dueños del Quimbo,” afirmó con toda seguridad. Agregó que un ciudadano argentino le confirmó que algunos agentes al servicio de la hidroeléctrica recién construida en el centro del Huila, inyectaban las nubes para hacer llover y de esa forma llenar más rápido la represa. “Y nosotros tenemos que pagar el precio, aguantándonos los aguaceros y las vías hechas un lodazal,” terminó diciendo. No creo que eso sea cierto; me parece que se ha estigmatizado demasiado el mega-proyecto del Quimbo, y ahora cualquier fenómeno natural que ocasione perjuicios, se adjudica a ese hecho. Claro está que no defiendo esos monstruos llamadas hidroeléctricas, construidas sobre los causes de nuestros preciosos ríos, desdibujando los bellos paisajes y despojando de tierras fértiles a cientos de miles de familias campesinas, provocando el desplazamiento forzado de sus lugares de origen y su  hábitat. Pero pretender culpar de todos los males habidos y por haber a este proyecto, me parece poco razonable.      
¿Pero Existe alguna fórmula para provocar lluvia en tiempos de sequía? La respuesta es sí; la ciencia ha desarrollado algunos productos químicos cuya composición principal es el yoduro de plata y el hielo seco (dióxido de carbono), que al inyectarlo en las nubes, provoca lluvia. El científico que descubrió la fórmula para provocar lluvia artificial fue Vicent Schaefer, quien en julio de 1946, mediante efectos casuales logró hacer llover en algunos lugares de Nueva York. El país que más utiliza este procedimiento para hacer llover es China, donde las sequías son prolongadas y las extensas zonas agrícolas, al no poseer sistemas de riego por el costo que ello implica, necesita esta estrategia para irrigar los cultivos. En otras naciones también se utiliza esta fórmula para provocar lluvias cuando la sequía se prolonga por mucho tiempo poniendo en peligro la seguridad alimentaria.   


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario