perfil en facebook

5/12/2014

Sangre de chulo para curar el cáncer


Santiago Villarreal Cuéllar

Hace más de sesenta años, las facultades de medicina y sus diferentes especialidades de todo el mundo, trabajan para lograr conocer las verdaderas causas que originan el cáncer en sus distintas formas. Miles de personas mueren diariamente alrededor del globo terrestre, víctimas de esta incurable enfermedad. Los tratamientos desarrollados por la medicina convencional, se limitan a la quimioterapia, el suministro de algunos fármacos que no producen efectos satisfactorios, y en algunos casos, cuando el tumor maligno todavía no ha hecho metástasis, se practican cirugías que resultan ser exitosas. Los promotores de las llamadas medicinas alternativas, a veces son más irresponsables, prometiendo a sus pacientes, curación. Desafortunadamente, muchos enfermos, que aún pueden tener alguna esperanza con tratamientos convencionales, se someten a los placebos de estas medicinas alternativas, para finalmente terminar decepcionados, y buscar la medicina oficial, cuando ya la enfermedad está avanzada y la esperanza de cortar el mal es imposible.
Diferentes corrientes de medicinas alternativas, dicen poseer tratamientos efectivos para curar esta dolencia. Los hay desde el consumo de carne de serpiente cascabel, que no ha dado resultados satisfactorios, pasando por plantas medicinales como el anamú, y la sangre de chulo. Esta ave es muy conocida en todas partes del planeta, siendo su característica principal, su alimentación basada en la carroña. Se conoce con diferentes nombres según la región, y las hay de varias especies. El cóndor de los Andes es el ejemplar de mayor tamaño de esta ave; en algunas regiones se conoce con el nombre de chicóra y en México desde los Aztecas es conocido como zopilote. El tratamiento consiste en suministrar al enfermo la sangre de esta ave, de forma oral. Esa fue en principio la fórmula, que no sabemos quién la inventó, pero como en todos los casos de la medicina popular, comenzaron tomando sangre y terminaron consumiendo todo. Pronto empezaron a preparar caldo de su carne y huesos, pero     hasta la fecha no se conocen resultados satisfactorios que verifiquen la curación definitiva de la enfermedad.        


Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario