perfil en facebook

10/08/2013

¿Quién es Gladys Canacué?


Santiago Villarreal Cuéllar
 Con el aroma de cafetales floridos, la frescura emanada de guaduales y el calor de una numerosa familia, se formó Gladys Canacué Medina. Sus padres, fervientes católicos infundieron en ella la fe, y esos valores éticos y morales que hoy no parecen estar de moda, pero que ella practica con esmero. Rezando el Rosario por las noches, su familia le inculcó principios como la honestidad, la bondad, el temor a Dios, la sinceridad y ante todo la sencillez. Estudió la primaria en la vieja escuela de bahareque de color blanco con una franja roja sobre las paredes y puertas de madera color verde mar. Cuando la Federación Nacional de Cafeteros comenzó a construir la nueva escuela rural de Pantanos en Timaná, la capilla donde vigilaba la Virgen, fue convertida en salón donde nos hacinaron a todos los estudiantes. Yo cursaba el primer año y Gladys estaba en cuarto de primaria. La profesora Mercedes Torres, una mujer obesa y enérgica, enseñaba en todos los cursos, haciéndonos rezar por la mañana y por la tarde. El trayecto de la escuela a la casa distanciaba un kilómetro aproximado, una parte carretera y otra, camino.
Cuando de niña transitaba presurosa por la polvorienta carretera para llegar tempano a la escuela, quizá nunca imaginó que fuera a tener una brillante carrera política y menos que un día pusiera sus ojos en el Congreso de la República. Su bachillerato en la Concentración de Desarrollo Rural de Timaná, culminados en el Colegio la Presentación del mismo municipio terminó de moldear sus principios morales. Su familia, de estirpe conservador también marcó sus ideales políticos.
Culminado su bachillerato era preciso buscar empleo y nada mejor que mudarse a Pitalito, cuidad prospera y acogedora que prometía futuro. Sus primeros trabajos fueron de bajo perfil, pero se destacó por su estricto cumplimiento del deber y puntualidad. En el año 1992, saltó a su primer cargo público y allí empezó su carrera pública, pero también le picó el bicho de la política. En el año 2000, aspiró a la alcaldía de Pitalito, siendo derrotada por su contendor Germán Calderón. Sin embargo, las derrotas para Gladys Canacué constituyen una excelente experiencia para mejorar y diseñar nuevas estrategias para continuar la lucha. Fue así como en el año 2004, logró llegar a la alcaldía, realizando una brillante gestión. Después de esa experiencia ocupó cargos a nivel departamental y en el año 2010 aspiró a la Cámara, perdiendo por un estrecho margen. Ahora, con mayor vigor, vuelve a insistir y parece que esta vez los vientos están a su favor.   

       

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario