perfil en facebook

9/17/2013

Colombia, una monarquía democrática



Santiago Villarreal Cuéllar

Revisada la historia colombiana, encontramos desde la independencia un ramillete de familias herederas de los gajes del poder político, constituyéndose en una monarquía hereditaria, disfrazada de democracia. Hijos de ex presidentes, de senadores, sobrinos, nietos y primos, son hasta hoy los dueños del país.  

José Hilario López, presidente y líder liberal, llegó a tener propiedades hasta en Pitalito. De él desciende este apellido que luego en el siglo veinte ocupará la presidencia Alfonso López Pumarejo en dos ocasiones: 1934 a 1938 y 1942 a 1945; su hijo, Alfonso López Michelsen, fue presidente en 1974 y los hijos de este han sido ministros. El general Tomás Cipriano de Mosquera, primero jefe conservador y luego liberal, precursor de la constitución de 1863, ocupó la presidencia cuatro veces. Su descendencia aún sobrevive en el departamento del Cauca, donde son dueños de grandes extensiones de tierra; el fallecido ex presidente Víctor Mosquera Chaux,  fue uno de ellos, quien ocupó varias veces un escaño en el senado. Mariano Ospina Rodríguez, fundador del partido conservador y presidente 1857-1861, dejó una descendencia de la cual su hijo, Pedro Nel Ospina, ocupó el mismo cargo en el año 1922-1926; su sobrino, Mariano Ospina Pérez, fue presidente en 1946 y los hijos de Mariano han sido senadores, ministros, siendo Juan Manuel Ospina de esta descendencia. Eduardo Santos Montejo, presidente en 1938-1942, no dejó hijos, pero sus sobrinos Hernando y Enrique Santos Castillo, influyeron en la política colombiana por décadas, gracias al poderoso diario El Tiempo de su propiedad; de esta familia desciende el actual presidente Juan Manuel Santos. Luis Lleras, líder liberal del siglo XIX dejó descendientes, de cuyas familias fueron los ex presidentes Alberto Lleras Camargo 1945-1946 y 1958-1962 y Carlos Lleras Restrepo 1966-1970; Carlos Lleras de la Fuente, hijo de este último, intentó incursionar en la política pero no tuvo suerte; en cambio su sobrino, Germán Vargas Lleras está vigente y suena para la presidencia. Guillermo León Valencia (padre), intentó llegar a la presidencia en 1930, pero fracasó por la división conservadora; su hijo, Guillermo León, fue presidente de 1962 a 1966. Laureano Gómez, presidente 1950-1953, dejó descendientes a Álvaro (fallecido) y Enrique, ambos senadores por más de 30 años. Gustavo Rojas Pinilla fue presidente de 1953 a 1957 y su hija María Eugenia aspiró en 1974, pero fracasó; los hijos de esta, Iván y Samuel, han sido senadores y alcalde de Bogotá. Misael Pastrana Borrero, presidente de 1970 a 1974, fue el padre de Andrés Pastrana. Eso sin contar senadores y representantes que dejan como herencia sus curules a los hijos.    

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario