perfil en facebook

8/28/2013

El primer paso es el referendo


Santiago Villarreal Cuéllar
La forma apresurada como el gobierno presentó el proyecto de ley para convocar un referendo que ratifique los acuerdos que se firmen en la Habana, molestó a los negociadores de la farc, solicitando un compás de espera para reflexionar. Los diálogos no se rompieron, no obstante la forma novelesca como lo informó la prensa mediática, acostumbrada al drama y el sensacionalismo. Es comprensible la actitud de los voceros de la guerrilla pues si están sentados en una mesa de negociación, se espera que los temas fundamentales, como el referendo, deben discutirse bilateralmente y no impuestos por el interlocutor. El presidente Santos manifestó iracundo que las condiciones las pone el gobierno, afirmación que tampoco es aceptable porque en una negociación tan delicada e importante como la búsqueda del entendimiento para lograr acuerdos que pongan fin al conflicto armado, cualquier condición debe pactarse entre las partes.
Pero la propuesta del gobierno me parece acertada, y las farc no deben vacilar en aceptar el reto. Contrario a la proposición de la guerrilla de convocar una asamblea constituyente, que en las actuales condiciones y ante el aumento de una cultura derechista en el país, no es el mejor momento. Un referendo celebrado el mismo día de las elecciones parlamentarias es propicio para refrendar los acuerdos. No solo convocará una gran mayoría de colombianos a las urnas, sino que pondrá en cintura a los partidarios de la guerra, quienes medirán su pulso frente a quienes queremos a toda costa finalizar un conflicto armado que ha desangrado nuestra nación por más de cincuenta años, mediante una negociación civilizada. El ex presidente Uribe se muestra contrario a la propuesta, con argumentos válidos para su pensamiento de extrema derecha. Sin embargo, me parece que el señor ex presidente y sus seguidores deben aceptar el desafío pues es una excelente oportunidad para que mediante sus argumentos convenzan al electorado de la virtud de su propuesta guerrerista. O quien quita que durante el trascurso de estos meses que restan para las elecciones, el doctor Álvaro Uribe termine apoyando con un sí rotundo los acuerdos de la Habana. En política todo es posible y si es de la colombiana, las sorpresas son mayores.

Si el congreso aprueba este referendo, sin duda será el primer paso para terminar con las hostilidades de las partes, y comenzar a tejer las reformas sociales y estructurales que necesita Colombia para llegar a una verdadera paz. Porque no basta la desmovilización de la guerrilla, sino que debe comenzar el proceso de paz con todos los colombianos.             

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario