perfil en facebook

5/08/2012

GOBIERNOS POPULISTAS

Santiago Villarreal Cuéllar Un 10 de mayo de 1957, fue obligado a renunciar el general Gustavo Rojas Pinilla, quien mediante un golpe de cuartel se tomó la presidencia de Colombia el 13 de junio de 1953. Durante los cuatro años de gobierno, Rojas creó SENDAS, una institución dirigida por su hija María Eugenia, dedicada a brindar asistencia social a los más pobres de campos y ciudades. Ese organismo repartía mercados, colchones, cobijas, leche a los niños de escuelas públicas y barrios periféricos. También fundaron las famosas sala-cunas, que consistían en lugares donde cuidaban los niños para que las madres pudieran trabajar. Ese fue el preámbulo del ICBF. Durante su mandato se creó el Instituto de Crédito Territorial, ente que financió vivienda urbana para los más necesitados y a cientos de familias les entregó casas sin costo alguno. El círculo oligárquico que ayudó a subir a Rojas, se molestó con el general y lo calificó de populista. Ellos organizaron los paros cívicos que ocasionaron su caída. En la misma década de los cincuenta, gobernó la Argentina el general Juan Domingo Perón. Su mandato se destacó por servir a los más necesitados y Evita, su primera esposa, lideró un instituto de beneficencia pública que satisfacía las necesidades básicas de la población más pobre. La burguesía del país gaucho y el gobierno de los Estados Unidos, calificó el gobierno de Perón de populista. De populista han calificado el gobierno de Hugo Chávez de Venezuela, porque universalizó la salud gratuita para todos; instituyó la gratuidad de la educación hasta la universidad; universalizó una pensión de un salario mínimo para todos los mayores de 60 años y brinda asistencia social a los más pobres. Desde el año pasado, ha entregado un ordenador, (computador) portátil a cada estudiante de primaria y secundaria, y dotado de vivienda gratis a más de trescientas mil familias de todo el país. El anuncio hecho por el presidente Juan Manuel Santos, de construir cien mil viviendas para los más pobres, desató una ola de críticas de sectores reaccionarios. De inmediato su propuesta fue calificada de populista. Las oligarquías criollas, conformadas por clases acomodadas, unidas a los representantes de las multinacionales que saquean nuestros recursos, no les gusta que el Estado ayude a los pobres. Cualquier gobierno, sin importar su ideología política, que destine parte de los recursos públicos para ayudar a los más necesitados, es calificado de populista. Los pobres, que también pagan la pesada carga tributaria, así sea de forma indirecta, no tienen derecho a percibir ninguna ayuda del Estado. Esa élite empresarial, industrial, financiera y multinacional, quieren todo, solo para ellos.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario