perfil en facebook

1/08/2011

TEMAS DE ANALISIS

2011, Un año con dificultades

 

(Por Santiago Villarreal Cuellar)

En las diferentes escuelas de Sicología, existen dos corrientes que marcan el pensamiento de los profesionales en esta materia: la Escuela de la motivación, que yo me atrevo a llamar metafísica, que pregona a ultranza el optimismo, el positivismo y promueve la reciente doctrina del emprendimiento surgida de la Escuela de Chicago, la misma que se originó del modelo económico neo-liberal promulgado por el economista Milton Friedman, en la década de los años sesenta. La segunda, llamada Escuela del positivismo, recoge el pensamiento de la teoría del Inconsciente Colectivo de Carlos Gustavo Jung y la teoría de Abraham Maslow, quien sostiene que un ser humano no puede ser plenamente feliz, ni puede ser optimista, ni emprender grandes empresas, sino ha satisfecho plenamente sus necesidades básicas (salud, alimentación, vestuario y techo).

Pertenezco a esta última, por lo que creo que los seres humanos debemos ser optimistas, pero con realismo. Como humanos que somos, estamos sujetos a unas leyes físicas y materiales de las cuales es imposible sustraernos. Las utopías, los sueños y los deseos excesivamente optimistas, corresponden a las bellas artes como lo afirma el Premio Nobel de literatura Mario Vargas Llosa. En la vida diaria y en la política, tenemos que ser realistas y prácticos, cuyas leyes es imposible trascender.

Por estas consideraciones, creo que el nuevo año 2011 será un año con muchas dificultades para Colombia. Subirán los precios de los alimentos como consecuencia de las inundaciones que ya conocemos; el desempleo rural y urbano se disparará a causa del mismo fenómeno y ante la inoperancia gubernamental para solucionar con prontitud la grabe crisis  ocasionada por esta ola invernal. Las cientos de miles de familias damnificadas, se cansaran de esperar la tan anhelada ayuda y se marcharán a las grandes ciudades a engrosar los cinturones de miseria.

El alcalde de Bogotá Samuel Moreno Rojas, será destituido mediante fallo proferido por la Procuraduría General de la Nación y seguramente será judicializado. La misma suerte correrá su hermano el senador Iván Moreno y con ellos se derrumbará el Polo Democrático Alternativo, único partido político en el que alguna parte del electorado colombiano depositaba las esperanzas de un cambio y que parecía libre de corrupción. La izquierda colombiana tendrá que esperar otros veinte años para recuperarse de otra derrota.

En lo económico, una peligrosa burbuja aparecerá como consecuencia de la sobrevaloración accionaria de algunas empresas, lo que ocasionará una crisis financiera y la desconfianza de los inversionistas. Existe en Colombia una excesiva circulación de dineros mal habidos, cuyo lavado se está realizando a través de fundaciones, cooperativas y algunas sectas cristianas, lo que contribuirá a atizar la crisis.

A nivel internacional, un nuevo escándalo en el sistema financiero estallará en los primeros meses del nuevo año, ocasionando una desbandada de capitales, lo que acrecentará aun más la crisis económica en los Estados Unidos y la Unión europea.

Estos y otros hechos nos esperan en el nuevo año. Quisiera ser optimista y soñador como otros, pero la triste realidad de haber nacido y seguir viviendo en este planeta tierra, que nos mantiene aferrados por la gravedad, nos obliga a  compartir sus leyes materiales y sentir la presión de las mismas.  

 

      

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario