perfil en facebook

12/06/2013

El espíritu de Pablo Escobar


Santiago Villarreal Cuéllar

“En estos instantes, el espíritu del hermano Pablo acaba de ocupar mi cuerpo, y a partir de ahora, quien hablará a ustedes será él.” Manifestó la “hermana” María, una médium, vestida con túnica de color negro, mientras permanecía de pie cerca del altar, en cuyo centro colgaba una réplica de gran tamaño de una foto del extinto Pablo Emilio Escobar Gaviria. Sobre el altar cubierto con un mantel blanco, habían varios vasos de cristal llenos de agua, y floreros con cartuchos, azucenas y rosas blancas, lo adornaban. Las manos y cuerpo de María, comenzaron a temblar, mientras por su frente empezó a correr mucho sudor. Esto sucedió hace dos años en un lejano pueblo del Caquetá, pero la escena se repite con distintos protagonistas en muchos otros lugares de Colombia, México, Venezuela, Brasil y quien sabe en cuantas otras naciones.

Después de la muerte de Escobar, su memoria continúa viviendo en el corazón, la mente y en los altares de muchas personas. En su tumba, diariamente se encuentran velas y cirios encendidos, y muchas flores. Sus fotos son motivo de veneración, no solo por quienes le conocieron y recibieron algún favor, sino de cientos de miles de personas que nunca lo vieron, pero que después de muerto sintieron admiración y reverencia por este personaje. Es curioso que mientras el estamento oficial y los medios de comunicación satanizaron a Pablo Escobar Gaviria, muchísima gente haga caso omiso a la prensa y venere, rece y crea que el espíritu de Escobar hace milagros. Son muchísimos los médium que afirman invocar el espíritu de Pablo, y lo receptan en sus cuerpos. Durante horas el supuesto espíritu, se manifiesta por boca del médium y orienta a muchas personas que creen firmemente en él. También receta hierbas y otras medicinas a los enfermos, y hasta predice el número de lotería que deben jugar quienes gustan hacer apuestas. El espíritu de Escobar ronda por todas partes y la leyenda toma forma cada día. Pronto pedirán su canonización.        

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario