perfil en facebook

11/29/2013

¿Se debe perdonar a las farc?


Santiago Villarreal Cuéllar
Perdona señor nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a quienes nos ofenden.” Así reza un trozo de la oración, que según los evangelistas, enseño Jesús; y en muchos otros pasajes de los evangelios, Jesús invoca el perdón a nuestros enemigos. En Colombia desde la invasión española, fue impuesta a la fuerza la religión Católica, que sigue los preceptos cristianos; hace más de ochenta años incursionaron las sectas protestante fundamentalistas, que dicen ser salvos, cumplen al pie de la letra la Biblia, y predican el perdón; el 95% de los colombianos siguen dogmas cristianos, por lo que se espera una sociedad tolerante, compasiva, misericordiosa y con una alta conciencia del perdón. Sin embargo, no todos piensan y practican lo que hoyen por lo menos cada ocho días en la misa o los cultos. Hay voces que piden justicia, venganza y más guerra para derrotar a quienes se levantan contra el establecimiento. Claro está que estamos en una democracia donde existe diversidad de ideas y pensamientos.
Pero, ¿vale la pena apoyar los diálogos de paz entre el gobierno y las farc? ¿O debemos volver a la guerra para derrotarlos? ¿Tienen derecho los miembros de este grupo guerrillero a ser perdonados? ¿O deben ir a la cárcel a pagar sus crímenes? A mí me parece que la vía del dialogo y la negociación es el mejor camino para poner fin al conflicto armado; una guerra de más de cincuenta años, donde han muerto cientos de miles de colombianos (en su mayoría pobres), donde el estado no derrota a la guerrilla, ni esta a este, no vale la pena continuar por lo mismo.
Invocando principios humanistas, creo que debe otorgarse el perdón a estos alzados en armas, permitirles reinsertase a la vida civil, y abrir caminos para que organicen partidos políticos y puedan participar en elecciones limpias; no tendría sentido negociar para llevarlos a la cárcel. Sencillamente sería una dialogo estéril, porque ningún guerrillero aceptaría semejante propuesta y preferirían continuar viviendo en la selva.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario